36 C
Corrientes
38 C
Formosa
34.7 C
Posadas
36 C
Resistencia
38.7 C
Asunción
Viernes 09 de diciembre de 2022

Reducciones jesuíticas: recorrido cultural por uno de los principales centros turísticos de Misiones

Después de las Cataratas del Iguazú, son el destino más visitado de la provincia. La misión jesuítica más importante es la de San Ignacio Miní, donde se mantiene su fachada desde 1610 y además cuenta con el mayor flujo de visitas.

-Publicidad-

- Publicidad -

En la actualidad San Ignacio Miní es la mejor conservada de las misiones jesuíticas de los siglos XVI y XVII en territorio argentino. Alrededor de una plaza central se distribuyen la iglesia, la casa de los Padres, el cementerio, las viviendas y el cabildo. 

En la construcción de la reducción jesuítica de San Ignacio se empleó la piedra local, el asperón rojo en grandes piezas. La dimensión de los trabajos ha permitido que, pese a años de deterioro, la mayor parte de los muros siguen en pie.

Por tal motivo, las personas que estaban a cargo de la construcción del Cabildo de Buenos Aires a fines del siglo XVI quedaron fascinadas al apreciar la misión. Por eso, le solicitaron a los jesuitas que diseñen los planos y además la edificación contó con mano de obra de pueblos originarios.

La Reducción Jesuítica San Ignacio Miní, junto con las de Nuestra Señora de Loreto, Santa Ana y Santa María la Mayor (ubicadas en la Argentina) fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Reducción jesuítica Nuestra Señora de Loreto.

Para ingresar a las cuatro reducciones el valor de la entrada es: 

  • Misioneros: $50
  • Argentinos: $260
  • Jubilados nacionales: $130
  • Jubilados provinciales: $30
  • Estudiantes nacionales: $100
  • Latinoamericanos: $330
  • Extranjeros: $350

Recorrido de la reducción jesuítica más importante: San Ignacio Miní

Al ingresar al complejo se puede apreciar el legado guaraní en el estilo barroco único que se empleó en la obra. En toda la arquitectura del asentamiento aparecen palomas y dibujos de las flores del lugar que representan a los pueblos originarios. 

La visita al complejo se inicia desde el Centro de Interpretación, un museo que trata de situar las acciones jesuíticas en su contexto. Posee parte de los pisos originales de la Reducción, morteros, vasijas y restos sueltos de los edificios. Cuenta con documentación que permite adentrarse en la historia de la vida de la misión.

Vista aérea de la Reducción Jesuítica San Ignacio Miní.

Al salir del museo, los visitantes llegan a la Plaza de Armas, rodeada en tres de sus lados por los cimientos del sector de los guaraníes -había 4.000-. Lo más impresionante es la Iglesia de San Ignacio Miní.

La Iglesia es el edificio principal del complejo, mide 74 metros de largo y 24 metros de ancho, tiene paredes arsénicas con pisos de cerámica. Fue diseñada por el arquitecto jesuita italiano Giuseppe Brasaneli.

El nuevo museo está construido al frente de la Reducción Jesuítica.

El templo mayor, de tres naves, fue construido con piedras de la zona, la cubierta era de tejas a dos aguas, sostenida por una estructura de madera. 

Las reducciones conservan, en menos de 50 kilómetros, una parte trascendental de la cultura jesuítica. Eso es lo que moviliza a miles de personas a visitar la misión, con la cual se asombran al observar las construcciones de este tipo.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Turismo en Misiones: lanzaron una ayuda económica para el sector

¿Qué es la ruta de la yerba mate en Misiones?

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -