26.1 C
Corrientes
25.1 C
Formosa
27 C
Posadas
25.2 C
Resistencia
25.7 C
Asunción
Miércoles 07 de diciembre de 2022

En primera persona: ¿cómo se vivieron las elecciones en Estados Unidos?

Te contamos cómo vivieron estos días polémicos los ciudadanos estadounidenses, quienes tendrán desde enero a Joe Biden en el poder.

-Publicidad-

- Publicidad -

En una de las elecciones más polémicas, prolongadas y reñidas de la historia, Joseph Robinette Biden fue finalmente proclamado ganador de las elecciones presidenciales 2020. Sin embargo, el transcurso y desarrollo de las mismas fue especial, y más aún viviendo acá.

Resulta extraño aquí, en Estados Unidos, ver y sentir que Donald Trump siga sin aceptar la derrota, e insistiendo en que hubo fraude, votos ilegales y que va a llevar las demandas que ya inició hasta las últimas instancias, más allá que dentro de su bloque le recomiendan facilitar su salida para no perjudicar aún más su imagen.

Trump, quien había declarado que “Joe Biden es el peor candidato de la historia, si llego a perder con él me tendré que ir del país”, estaría analizando durante este fin de semana si seguir adelante con su negación de la pérdida o aceptar la derrota que sufrió a manos del partido demócrata.

Kamala Harris, la primera vicepresidenta de los Estados Unidos.

En los últimos días el mundo se veía en vilo por las elecciones de mayor repercusión a nivel mundial. De la misma forma se vivió puertas adentro aquí, ya que la gran mayoría de los bares, supermercados y shoppings, estaban muy involucrados con las elecciones presidenciales.

En Miami, desde los bares más remotos hasta los más importantes estaban prendidos a los televisores siguiendo el minuto a minuto de las votaciones desde el martes 3 de noviembre hasta el sábado 7, que fue el día en donde Biden venció a Trump con más del 50% de los votos.

El pueblo latino contó con 32 millones de ciudadanos elegibles para votar en estas elecciones y se hicieron notar en las urnas. Trump nunca apuntó a los latinos como punto clave de esta elección, a diferencia de Joe Biden quien reafirmaba constantemente su proyecto para respaldar a todos los inmigrantes del país.

Latinos celebran en la Torre de la Libertad de Miami la victoria de Joe Biden.

Donald Trump se va de la Casa Blanca dejando una grieta racial aún más grande que con la que asumió el mando y acá se respira; estamos viviendo la crisis económica más alta registrada en 70 años.

Este es un país donde el voto es optativo -en el patrón anterior votó el 47% de los habitantes-. Un dato llamativo, puesto que somos uno de los países más influyentes en la agenda mundial.

Una de las tantas marchas en apoyo a Biden, quien fue electo luego de varios días de tensión.

Desde hace días que en las calles veíamos marchas de odio en favor de Trump en donde los supremacistas blancos agreden a quienes se acerquen a tener algún tipo de debate político, sin importar si las intenciones son meramente productivas para intercambiar ideas; a los trumpistas no les importa nada más que lo que ellos piensan.

Para ellos, no existe el debate político sano. El norteamericano, a la hora de debatir es de mecha corta: en cuanto se siente en falta, agrede, ataca, hiere, sin importar las consecuencias. El documental sobre Donald Trump que se encuentra disponible en Netflix, resalta una de las frases más populares de él: ”En la vida o sos presa o sos depredador, yo siempre seré depredador”.

Lamentablemente, fue moneda corriente ver este tipo de enfrentamientos entre republicanos y demócratas en los últimos días.

En sus cuatro años, Trump se enfocó más en mirar de la frontera para adentro que de la frontera para afuera, escenario favorable para las potencias mundiales que esperan la caída de USA para imponerse en la economía mundial, como lo son China y Rusia.

Hoy, con la victoria de Biden, se respira otro aire: un clima más que esperanzador, ya que se ha terminado la locura en la cual Donald Trump lo había sumergido. Haciendo siempre lo que quería sin importarle nada ni nadie. Varios medios hablan de una victoria de la democracia, puesto que si Trump lograba imponerse con sus modos, los cuatro años siguientes iban a ser aún peores que los cuatro anteriores.

Joe Biden cuenta con el desafío más grande de toda su vida: lograr unirnos como país. Un país dividido, golpeado económicamente y con una de las mayores crisis raciales recordadas en la historia. ¿Podrá Joe Biden unificar a los Estados Unidos de América? Mientras, acá se respira mayor tranquilidad.

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -