25.9 C
Corrientes
25 C
Formosa
24.5 C
Posadas
21.2 C
Resistencia
20 C
Asunción
Domingo 18 de abril de 2021

Una vida dedicada a afilar: la historia de Tito Barraza

Hace más de 40 años se radicó en Posadas y es reconocido por el sonido inconfundible que practica con su flauta para avisar a los clientes que está por la zona. Un verdadero ejemplo del trabajo y de los buenos valores.

-Publicidad-

- Publicidad -

Tito Barraza es una de esas personalidades más carismáticas y reconocidas en toda la ciudad de Posadas. Se destaca por ser el único afilador en toda la provincia y el sonido de la flauta que emite al pasar, lo caracteriza como uno de los personajes más icónicos de la tierra colorada.

“El Tucumano”, como lo conocen muchos, nació efectivamente en la provincia de Tucumán, y es un hombre con alma bohemia que recorrió todo el país hasta que en 1974 se instaló en Misiones para no irse nunca más.

Es una persona simpática que siempre busca relacionarse de buena manera con los clientes. NEA HOY habló con el afilador de Misiones para conocer su historia: “Conmigo no van a encontrar un viejo antipático, yo trato de poner la mejor onda posible”.

Barraza vino de Capital Federal tras el velorio del expresidente Juan Domingo Perón en 1974. “Era la única provincia que me faltaba conocer en todo el país. Por esas cosas inexplicables de la vida me quedé, y hace 46 años que estoy viviendo acá”, reflexionó.

“EN TODO EL NEA SOY EL ÚNICO AFILADOR, PORQUE ANTES HABÍA UN ENTRERRIANO QUE VIVÍA EN CORRIENTES, PERO NO ES UNA PROFESIÓN QUE ELIJAN MUCHOS”.

Afilar, una pasión de familia

Barraza comenzó a afilar por su abuelo y su tío, ambos de Ourense, España, y que trajeron la profesión al país. Un oficio que heredó y hasta el día de hoy, con 76 años, sigue ejerciendo.

“Mi abuelo tenía un carrito que se empujaba y tenía un pedal como de la máquina de coser, pero yo me manejo con mi bicicleta”, contó rememorando a su abuelo que lo introdujo en el rubro. 

Barraza afila cuchillos, tijeras, machetes, entre otros, en la ciudad de Posadas.

La flauta que caracteriza a este personaje de la cultura posadeña es un elemento que fue empleado por los primeros afiladores y que luego se convirtió en tradición. La única diferencia, que en España la llaman “castaña”: “La mía es un juguete que lo llaman ‘pianito’. Antes tenía una flauta más grande con la que tocaba hasta la marcha peronista”.

Si bien costó inculcar a los posadeños el característico sonido de la flauta, hoy la gran mayoría conoce el sonido que realiza al pasar por calles y recovecos de la ciudad.

“Me costó acostumbrarlos porque allá por los 70 cuando llegué a la ciudad, en Paraguay se vendía helado con esta flauta entonces la gente salía y me gritaban ‘heladero’. Pero ahora, ya me conocen”, afirmó orgulloso.

Un oficio de años

Barraza es afilador desde hace más de 50 años. Ha vivido mil historias en la calle desde donde destaca “ser su propio jefe y no tener horarios”, pero lamenta los imprevistos climatológicos que imposibilitan cumplir su labor diario.

De todas formas, estos imprevistos los recibe de manera optimista porque, aunque no pueda salir a trabajar, piensa “en el mañana y no en el ayer que ya pasó”.

El monumento al afilador ubicado en Ourense, España.

“El Tucumano” afila tijeras, cuchillos, machetes, tijeras de podar, de cirugía o peluquería, entre otros. Cobra $200 pesos por cada trabajo y cuando son varias piezas realiza algún descuento.

Por estas actitudes, dice que los clientes “lo quieren mucho”: Me llaman y me dan laburo. Ahora está feo pero siempre tengo algo por afilar. Muchas personas pasan y me regalan cosas, yo las recibo porque no desprecio nada”.

El riesgo de trabajar en pandemia

El afilador de Posadas está incluido en el grupo de riesgo por la Emergencia Sanitaria por COVID-19 y, así y todo, no dejó nunca de trabajar afirmando que “siempre se cuidó”.

“Yo no subestimo al COVID-19 porque esta enfermedad desgraciadamente no es discriminatoria, entonces me cuido. En mi bicicleta tengo alcohol y también ando con barbijo”, explicó.

Tito Barraza afilando un cuchillo, su labor de todos los días en Posadas.

Barraza considera está conforme con su vida, agradecido de tener casi 77 años y de poder seguir trabajando. Además, se jacta de mantenerse siempre con una actitud positiva: “Lo único que busco es la sombra por el calor”.

“El Tucumano” es un orgullo para la sociedad y para su familia: por cuestiones “de la vida” no pudo terminar la secundaria, pero se garantizó que sus siete hijos logren hacerlo. Un verdadero ejemplo, no solamente como afilador, sino como persona.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Formosa: la heroica enfermera Quom que está en la primera línea en la lucha contra el COVID-19 en las comunidades originarias

Yanina Ávila: una misionera que hoy es figura en Netflix

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -