11.3 C
Corrientes
12 C
Formosa
13 C
Posadas
10.1 C
Resistencia
13.7 C
Asunción
Viernes 18 de junio de 2021

¿Formosa, un “chivo expiatorio”? La pandemia golpea al país, pero los ojos solo se posan al costado Norte de la Patria

Formosa fue centro de polémica a pesar de que logró salvar vidas con su estrategia, basada en protocolos internacionales. En tanto en CABA, es poco lo que se habla de la muerte de un hombre que no pudo acceder a los servicios públicos para intentar salvar su vida.

-Publicidad-

- Publicidad -

Sin dudas la provincia de Formosa fue uno de los distritos más cuestionados por su estrategia de ingresos controlados y cuarentena centralizada en centros de alojamiento. A pesar de que los contagios y las muertes prácticamente no ocurrían en la provincia, ya que adoptó criterios internacionales de actuación que dieron excelentes resultados, la Justicia Federal obligó a cambiar su estrategia, lo que la igualó al resto del país. 

Formosa atravesó más de 10 meses sin reportar casos de COVID-19, mientras el sistema de salud durante todo ese periodo se fue preparando con la mirada atenta de lo que ocurría en Paraguay y otras provincias

El vecino país fue aumentando los casos, faltaban medicamentos y camas de Unidad de Terapia Intensiva; pero, el virus no tardó en llegar a Clorinda, la ciudad vecina en la provincia de Formosa.  

Protestas en Paraguay por el colapso sanitario.

El nivel de contagios en la segunda ola en el país desbordó de enfermos a los hospitales. Por ejemplo, el medio de Latinoamérica y el Caribe Telesur subió una nota hablando del Sistema hospitalario de la Ciudad de Buenos Aires, que está a punto del colapso

También, lo hicieron ciertos medios nacionales con los titulares: Alerta del sector salud sobre el colapso del sistema sanitario, “la situación es crítica”, “Última cama”: cómo son los protocolos que deberán seguir los médicos en Argentina si colapsa el sistema de salud; o el testimonio de Claudia, cuyo esposo esperó tres días por una cama de terapia intensiva; “El sistema hospitalario en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está al borde del colapso”, entre otros. 

Esas noticias hablaban también del faltante de camas UTI, oxígeno y la espera de atención médica, pero en Buenos Aires. Y Formosa, que estuvo tanto tiempo destacada, ahora es parte de la Argentina que atraviesa una difícil situación, y aunque estuvo mucho tiempo sin casos de coronavirus está atravesando el peor momento de la pandemia a pesar de que llevó adelante una inversión de 6.341 millones de pesos durante el 2020, para intentar que el sistema sanitario se fortalezca ante el COVID-19. 

Formosa evidenció excelentes resultados sanitarios

Las medidas sanitarias de aislamiento, cierre de fronteras, la obligatoriedad del barbijo, entre otras, contuvieron la situación. Y Formosa, era sin dudas, la mejor provincia en el manejo de la pandemia dentro del arco político. Es que los resultados eran incontrastables.

Recientemente en el hospital porteño Argerich, murió un hombre de 60 años que esperó una cama por tres días.

Antes de que finalice el 2020, en las calles de Formosa, se transitaba y las personas hacían una vida casi normal como si la pandemia no existiera. Después, se habilitaron las reuniones familiares y sociales. Llegó fin de año, pasaron las fiestas y el encuentro con amigos, vecinos y familiares, fue el denominador común. 

Solo a principios de enero, un nuevo año, con la esperanza de la llegada de las vacunas, los residentes de la capital de Formosa comenzaron con los contagios de coronavirus, ante las medidas judiciales federales que fueron desbaratando la estrategia sanitaria que había dado tan buenos resultados. Y cada vez eran más. Pasaron los meses, pero marzo y abril, fueron el límite. Por día, la capital de Formosa fue superando en casos de COVID-19 a Clorinda, que hasta el momento era la más complicada y todo el sistema estaba abocado a la ciudad fronteriza. 

En diciembre de 2020 las personas podían salir, con una cifra de contagios y muertes mínima.

Ante el aumento de casos y muertes por coronavirus, el equipo asesor del Gobierno de Formosa, tanto de Nación, como expertos internacionales y médicos de la provincia, venían advirtiendo que con el nivel de contagios, entre 400 y más de 700 diarios, ningún sistema público de salud iba aguantar sino se tomaban decisiones para contener la situación.

El avance de la pandemia sobre la capital de la provincia es tan grande, que ahora una realidad que parecía tan lejana, lo es. Un conocido; un amigo o un familiar, murió por COVID-19 o está internado. 

Aunque la situación se venía advirtiendo enfáticamente casi diariamente, el pico de contagios nunca bajó, todo lo contrario. Cada día Formosa, tiene más y más casos de coronavirus. El Gobierno de Formosa, tuvo que aumentar la disponibilidad de camas de Unidad de Terapia Intensiva, el personal de salud está agotado y la provincia ya advirtió sobre una inminente saturación del sistema. 

Formosa suma camas para la terapia intensiva en la lucha contra el COVID-19.

Sin embargo, sobre la tragedia de la provincia del norte que antes era exitosa, ahora se hacen horas de cobertura en los noticieros de algunos medios, a los que les resultó poco noticiable ser la única provincia con los excelentes resultados sanitarios que supo tener Formosa.

El inminente colapso o saturación de un sistema de pacientes con COVID-19 sumados a los de otras patologías, que también necesitan atención médica y una cama para poder recuperarse, se anticipó. 

Pero, la situación de la provincia de Formosa no es la única, todo lo contrario, con la apertura ordenada por la Justicia, la situación favorable de Formosa tuvo que ser abandonada para unirse a la de otras provincias. La apertura costó vidas

Formosa llevó adelante una readecuación del sistema de salud que demandó 6.341 millones de pesos.

La inversión en ese sentido, continúa. Este jueves en Formosa habilitaron un nuevo sector de internación exclusivo para pacientes COVID-19 en el Hospital Central y se siguen sumando más camas al sistema de salud. 

Agonía y muerte: la espera por una cama en la Ciudad de Buenos Aires

Como se mencionó anteriormente, un ejemplo de cómo se está llegando al colapso sanitario a los distintos puntos del país se pudo ver en el distrito gobernado por Horacio Rodríguez Larreta, donde el jueves falleció un hombre de 60 años, Jorge Agüero, que había contraído coronavirus la semana pasada y tuvo que esperar tres días para acceder a una cama de terapia intensiva en el Hospital porteño “Dr. Cosme Argerich”, según denunció su esposa. 

El hombre era el sustento de su familia, vendía churros en la calle, y pasó una auténtica agonía, según se describió, mientras rogaba por acceder a la tecnología y el servicio médico que la complejidad de su cuadro de coronavirus requería. Estando en la Ciudad de Buenos Aires, la ayuda jamás llegó. 

ADEMÁS EN NEA HOY:

El Gobierno de Formosa sale al rescate de las Pymes y lanza un plan de asistencia y contención

 

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -