33.3 C
Corrientes
33.9 C
Formosa
32.2 C
Posadas
32.2 C
Resistencia
30.7 C
Asunción
Miércoles 01 de febrero de 2023

Salario Básico Universal: ¿de qué se trata la propuesta de las organizaciones sociales para combatir la indigencia?

Además de agudizar la crisis, la pandemia dejó en evidencia la cantidad de personas que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad y necesidad. Las organizaciones sociales vienen proponiendo la aplicación de un Salario Básico Universal para salir de la indigencia.

-Publicidad-

- Publicidad -

El impacto que tuvo la pandemia sobre los sectores más vulnerables empujó el debate sobre el Salario Básico Universal. Los aislamientos preventivos necesarios para evitar la propagación del virus interrumpió en millones de hogares la capacidad de reproducir las condiciones de vida, lo que demuestra un amplio sector de la población que se encuentra en situación de vulnerabilidad e informalidad laboral.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) se pensó para que un millón de personas en esta situación contaran con una ayuda económica provisoria durante la cuarentena. En total, más de diez millones de personas fueron beneficiadas con esta ayuda, lo que terminó demostrando la emergencia que tiene un amplio sector de la población.

En diálogo con NEA HOY, Horacio Fernández, coordinador del Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma, explicó la propuesta que vienen desarrollando las organizaciones sociales que, entre otras cosas, busca sacar a millones de familias de la línea de indigencia.

 

Indigencia cero

Según el informe del Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC), el 40% de los argentinos se encuentra por debajo de la línea de pobreza, lo que equivale a 11,7 millones de personas. A su vez, el 10,7% de la población se encuentra por debajo de la línea de indigencia, es decir que 3,1 millones de personas no pueden cubrir con sus ingresos las necesidades alimentarias esenciales.

Por ello, la propuesta de las organizaciones es que el valor del Salario Básico Universal esté establecido por la línea de indigencia, que hoy se encuentra en los 9.195 pesos. Este ingreso estaría destinado a adultos de 18 a 65 años que no tengan ingresos comprobables, estén desocupados o viviendo a partir de changas de forma irregular.

 

El Ingreso Básico Universal igual a una canasta alimentaria para dos adultos, más las dos asignaciones universales que recibirían los niños, garantiza la línea de indigencia para una familia. Es decir, el objetivo es una Argentina libre de hambre”, explicó Fernandez.

Trabajo y formación

El segundo componente del programa del Ingreso Básico Universal tiene que ver con la formación e inserción laboral de las personas en edad de trabajar.

Nosotros nos encontramos con una cantidad de trabajadores y trabajadoras sin poder insertarse más que en una changa de subsistencia, y encontramos amplias necesidades que no están satisfechas en infraestructura básica social, como vivienda, educación, salud”, agregó el referente de la CTA Autónoma.

 

A través de la generación de un “Área de Economía Pública y Social” en la que se articulen esfuerzos del Estado Nacional, las organizaciones sociales y los municipios, se propone una estrategia permanente de formación y ocupación en tareas que apunten a la generación de infraestructura que garanticen las necesidades básicas.

Pero además de la construcción o mantenimiento de los espacios públicos, este área también entendería como trabajo la inclusión de personas en una red pública de cuidados o el fomento de la agricultura familiar para garantizar soberanía alimentaria.

La asignación para aquellos que estén dentro de este programa de empleo y formación sería de un Salario Mínimo, Vital y Móvil, que de acuerdo a los últimos aumentos se encuentra en los 31.104 pesos y el 1 de febrero del 2022 llegaría a los 33 mil pesos.

Garantizar un piso salarial

El 40% de habitantes por debajo de la línea de pobreza no puede ser explicado solamente con los desocupados. Dentro de ese porcentaje se encuentran cuntapropistas y empleados públicos y privados cuyos salarios no alcanzan a cubrir los recursos esenciales de consumo para un adulto.

Para Fernández, esto se explica porque las condiciones de pobreza e indigencia en la que se encuentran los trabajadores de la economía popular hacen que en los trabajos formales no se garantice un piso salarial. Garantizar un Salario Básico Universal provocaría entonces un incremento del salario en el trabajo formal que reduciría además el porcentaje de población debajo de la línea de pobreza.

 

Segun explicó, garantizar este piso salarial además sería posible por la reactivación del mercado interno que generaría el Salario Básico Universal. “No podemos pensar que los niveles de pobreza e indigencia no tengan nada que ver con una economía que no termina de despegar”, reflexionó Fernández.

En un contexto de un mercado interno sumamente deprimido, en un deterioro que en los últimos años, desde la restructuración que impuso la dictadura en adelante, no pudo recuperarse la pérdida del factor central del salario y la jubilación como ordenamiento de garantías de ciudadanía social, hay que colocar un piso salarial”, concluyó.

Cómo se pagaría

Cuando se habla del Salario Básico Universal, existen dudas y hasta miedos sobre el impacto que una inversión de estas dimensiones tendría en la economía del país. Lo cierto es que gran parte de esta inversión ya se está realizando.

 

El Estado Nacional ya se encuentra invirtiendo en planes para garantizar el acceso a alimentos por ejemplo a través de la tarjeta Alimentar. El programa de empleo y formación, además, puede verse como una ampliación del Potenciar Trabajo.

El Salario Básico Universal sería compatible solo con la Asignación Universal por Hijo (AUH), y esto es porque también va a servir para agrupar y ordenar el resto de programas y asignaciones que buscan los mismos objetivos. “La idea es que a ésta estrategia de la Argentina libre de hambre concurran todas las herramientas, muchas de ellas que no pueden terminar de cumplir con sus objetivos”, describió Fernández.

 “Si concurriera, desde las propuestas alimentarias, los planes que hoy existen, más los planes y las políticas asistenciales provinciales, financiar estas dos iniciativas tiene un costo de dos puntos del producto bruto. Totalmente financiable en la Argentina de hoy si nos planteamos hambre cero por un lado y una red de empleo garantizado que va a impactar sobre un mercado interno deprimido”, concluyó. 

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Oficializaron la medida para incentivar a reconvertir planes sociales en empleo genuino

Programa Registradas para formalizar el trabajo en casas particulares: ¿cómo se accede al beneficio?

Salario Social Complementario, el plan que genera trabajo

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -