27.2 C
Corrientes
27.7 C
Formosa
27.8 C
Posadas
23 C
Resistencia
24.7 C
Asunción
Viernes 03 de febrero de 2023

Impuesto a la herencia: las claves sobre el tributo rechazado por los que más tienen pero que aplican los países más desarrollados

En las últimas semanas se ha discutido sobre la posible aplicación de un impuesto a la herencia. Este impuesto existe en la mayoría de los países desarrollados y en Argentina fue derogado durante la última dictadura militar.

-Publicidad-

- Publicidad -

Desde 1801, el impuesto a la herencia funcionó con distintas nominaciones hasta el inicio de la dictadura, cuando fue derogado por el entonces Ministro de Economía José Martínez de Hoz en 1976, al inicio de la última dictadura militar.

Parado en las mismas teorías liberales que se aplicaron durante el menemismo y el macrismo, su eliminación se justificaba en que estos impuestos desincentivan a los más acaudalados a seguir generando capital, por lo que, sin ellos, se generaría más inversiones, más trabajo y se tributaría más.

Pero esta relación de menos impuestos/más recaudación en Argentina nunca dio resultados: las políticas llevadas a cabo por estos tres gobiernos dejaron al país más empobrecido, más desigual y más endeudado.

El impuesto a la herencia fue derogado por Martinez de Hoz al inicio de la última dictadura militar.

Desde entonces, el único lugar del país en donde se volvió a aplicar el impuesto es en la Provincia de Buenos Aires en 2007, donde la alícuota empiezan en 1,6% para herencias menores a los $616.137 y alcanzan un máximo de 6,4% para herencias de $78 millones en adelante. Por un breve período de tiempo también se aplicó en Entre Ríos, pero volvió a derogarse en el 2018.

Ahora, los efectos que la pandemia trajo a los sectores menos privilegiados abrió el debate sobre la necesidad de reestructurar el sistema tributario argentino para volverlo más progresivo, que distribuya mejor la riqueza y alivie la carga a los que menos tienen.

Desde finales del 2020, mientras se debatía la necesidad de generar por única vez un impuesto a la riqueza a finales del 2020, comenzó a discutirse la idea de que se vuelva a aplicar un impuesto a la herencia.

“Es importante poner en debate buscar la progresividad del sistema recaudatorio y que paguen los que más tienen y dejen de pagar los que menos tienen”, Presidente Alberto Fernandez

Esta discusión regresó a la agenda con el acuerdo fiscal que firmó el presidente Alberto Fernández con los gobernadores de las provincias, donde además de poner topes máximos a los impuestos, se les permite generar nuevos gravámenes a la transmisión gratuita de bienes.

¿A quiénes afecta el Impuesto a la Herencia?

Como suele pasar, al introducir en el discurso público la discusión sobre impuestos progresivos como los bienes de lujo o el fantasma de la reforma agraria, un sector de la clase media se manifiesta en contra por asumir que los mismos se aplicarían a ellos.

El espíritu de los impuestos progresivos es gravar a los que más tienen o más consumen. La aplicación de este tipo de impuestos en Argentina se vuelve crucial en un contexto en que se necesita un mayor aporte de las clases altas para aliviar la carga a la clase media que ha venido perdiendo poder adquisitivo.

En el periodo macrista, se vio un incremento en la recaudación de impuestos regresivos (que afectan más a los que menos tienen) y una disminución de los progresivos.

En el mencionado caso de la Provincia de Buenos Aires, no solo la alícuota mínima del 1,6% comienza a aplicarse cuando el valor fiscal de los bienes en sucesión (entre el 35 y el 40% del valor de mercado) superen los 1,3 millones de pesos si el parentesco es directo (padres a hijos).

Además, quedan exentos de acuerdo a la Ley 25.587 los bienes de familia que figuren bajo esa clasificación durante cinco o más años. Por ejemplo, la transmisión de la casa de la familia de un padre a un hijo, cualquiera sea su valor, no se gravaría por estar bajo ésta categoría. Gran parte de la clase media estaría exenta del impuesto, ya que está diseñado para gravar la sucesión de grandes capitales o latifundios.

El Impuesto a la Herencia en el mundo

Este año, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) divulgó un informe en el que revela los datos de 36 de sus 38 miembros, de los cuales 24 cobran el impuesto a la herencia. Lo llamativo son los porcentajes del impuesto, que si bien es diverso, en la mayoría de los casos son mucho mayores a los cobrados por la Provincia de Buenos Aires.

24 de los 38 países miembros de la OCDE tienen impuestos a la herencia.

Entre los más elevados encontramos países desarrollados como Estados Unidos o Reino Unido, que gravan un 40% de la herencia, o más aún Japón y Francia, con un 45% y 55% respectivamente. Apenas por debajo, países como Alemania, España, Eslovenia, Portugal, Islandia o Bélgica gravan entre un 30 y un 35%

En nuestro continente, Colombia, Costa Rica, México y Chile también tienen impuesto a la herencia. Este último, con el impuesto más alto de la región, alcanza a gravar un 25% de la herencia. Brasil (8%) incluso tiene la particularidad de poseer un impuesto estadual a la sucesión, más similar a lo que podrían aplicar las provincias.

Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina, en Brasil el impuesto a la sucesión recauda el 0,12% del PBI, en Chile el 0,07% y en Ecuador el 0,03%.

Muchos países desarrollados tienen un impuesto de entre el 20 y el 45% a la herencia.

Pero la importancia del impuesto no está en su recaudación. Existe un consenso en pensar que la herencia, y por consiguiente la sucesión gratuita de bienes promueven una acumulación que se encuentra ajeno al mérito y que en las últimas décadas ha repercutido negativamente en los mercados para la concreción de oligopolios.

Ya en el siglo XIX, el filósofo y economista Stuart Mill denunció que las transmisiones hereditarias irrestrictas ocasionan enormes concentraciones de riquezas que devienen en un poder político impropio que amenaza a la democracia.

El Congreso de Estados Unidos discutió en 2017 la reducción del impuesto en el país. A contracara de lo que pasa en Argentina, más de 400 magnates norteamericanos enviaron una carta pidiendo que no se baje el impuesto, advirtiendo que la medida aumentaría la inequidad económica y temerosos de que el país se convierta en un paraíso de oligarquías hereditarias.

ADEMÁS EN NEA HOY:

De Macri a Cristina: dardos, omisiones y una respuesta contundente sobre la dependencia económica que generó Juntos por el Cambio con el FMI

Impuesto a la herencia ¿a quiénes afectaría y quiénes quedarían exentos si las provincias acuerdan aplicarlo?

Dolarizar la economía argentina, una propuesta que no solucionaría la inflación y promovería la fuga de capitales

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -