33.3 C
Corrientes
31.8 C
Formosa
34.4 C
Posadas
38.2 C
Resistencia
31.7 C
Asunción
Martes 31 de enero de 2023

Vouchers educativos: ¿cómo es el sistema que propone Milei?

El legislador de Libertad Avanza dijo en una entrevista que, de poder aprobar una ley, elegiría la implementación de vouchers educativos. El sistema ya fue implementado en Suecia, generando problemas como el crecimiento de la desigualdad y la baja en las calificaciones internacionales

-Publicidad-

- Publicidad -

Este sistema de Vouchers Educativos fue propuesto por el economista liberal Milton Friedman en 1950 y entre los 80 y 90 comenzó a ser utilizado en varios países que comenzaron a aplicar políticas neoliberales, siendo Suecia muchas veces citado como ejemplo de su aplicación.

El sistema ya había sido propuesto en Argentina, durante el gobierno de Menem, por quienes hoy se encuentran detrás de los organismos que apoyan a Javier Milei. Un ejemplo es el artículoEl derecho de enseñar y aprender”, de los también economistas Alberto Benegas Lynch y Martín Krause.

Ya desde su campaña, el diputado del partido Libertad Avanza viene reivindicando esta propuesta utilizando muchas veces a Suecia como ejemplo de su aplicación. La semana pasada volvió a mencionarlo en una entrevista, al responder que, de poder aprobar un proyecto, sería la implementación del sistema de vouchers educativos.

El modelo fue propuesto por el economista Milton Friedman y aplicado en varios países noeliberales entre los años 80 y 90.

¿Cómo es el sistema?

Desde una mirada económica, el sistema de vouchers educativos consiste en que el Estado en vez de subsidiar la oferta (las escuelas) subsidie la demanda (los alumnos). De esta manera se pretende que las escuelas compitan por tener más alumnos y que, en esta competencia, sean incentivadas para mejorar su calidad educativa.

El propio diputado explica en una cuenta secundaria de Twitter cómo se aplicaría en Argentina. “Básicamente los vouchers lo que hacen es: reparten el dinero para que vos lo puedas aplicar en educación, y vos vas a la institución que vos quieras, ya sea de gestión estatal o de gestión privada

Al someter a las instituciones educativas a un sistema de libre competencia, se supone que aquellas que brinden un mal servicio tendrían menos alumnos y, por ende, menos subsidios. “Están todas aranceladas, y vos podes ir a la que vos quieras, y eso las obliga a competir, y aquellas que tienen malos contenidos y malos profesores terminarán quebrando”, continua Milei en el video.

El sistema tiene además otros componentes, como que cada institución sea libre de modificar su currícula para atraer más alumnos y que, en caso de que una escuela tenga demasiados aspirantes, deberá priorizar a aquellos que vivan más cerca de la institución.

¿Qué pasó en Suecia?

En Suecia, el sistema de vouchers educativos está vigente desde 1993. Según indica el artículo «¿Funciona el sistema de vouchers en Suecia?» de David Mesa Noack, antes de eso, el sistema educativo sueco era centralizado desde el Estado y los resultados obtenidos en los exámenes internacionales se situaban bien por encima del promedio, pero Suecia implementó políticas neoliberales para escapar de una crisis económica, y estas políticas suponían que todo lo estatal era deficiente.

A partir del cambio en el modelo educativo, la educación en Suecia empezó a empeorar en vez de mejorar. Entre el 2003 y el 2012 el país fue obteniendo resultados cada vez peores en los exámenes PISA, señala el mencionado informe.

Entre el 2000 y el 2012, Suecia descendió en su desempeño en las pruebas PISA.

El problema es que, mientras que en el sistema tradicional la currícula y el nivel educativo está a cargo de docentes y expertos en educación, con el sistema de vouchers queda sometido al criterio de los padres, que en la mayoría de los casos se demostró que no están capacitados para evaluar si una escuela tiene un buen desempeño o no.

Entonces, por más que una institución tenga buena exigencia y excelentes docentes, los padres pueden no enviar allí a sus hijos por estar en desacuerdo moral o ideológico con alguno de los contenidos. Esta situación genera una competencia que baja el nivel educativo.

La desigualdad

Otra de las críticas que se hace al sistema sueco es que, en vez de promover la igualdad al dar a todos los niños las mismas oportunidades de asistir a cualquier escuela, sea privada o pública, lo que terminó haciendo es promover la segregación y la desigualdad.

De acuerdo a un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la sociedad sueca tuvo una mayor segregación de acuerdo a su clase social a partir de la implementación de los vouchers educativos.

Esto pasó porque, como las escuelas deben priorizar a los alumnos que vivan más cerca, los niños que viven en los barrios más caros terminan yendo a la misma escuela y así también quienes viven en barrios obreros.

Entonces, aunque se quiera dar la oportunidad a las familias pobres de elegir entre una escuela pública o privada, a la larga la competencia terminará limitando la oferta y a estas familias solo les queda enviar a sus niños a las escuelas que estén más cerca de su barrio, promoviendo una mayor segregación de clase y disminuyendo las posibilidades de movilidad social.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Preocupa que en promedio los ciudadanos paraguayos no llegan a estudiar ni 10 años

Abrieron la inscripción del plan FinEs: ¿quiénes y cómo pueden anotarse?

Comienza la Escuela de Verano para niños y adolescentes chaqueños

 

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -