23.6 C
Corrientes
24 C
Formosa
25 C
Posadas
23.2 C
Resistencia
25.7 C
Asunción
Martes 06 de diciembre de 2022

Guerra financiera: advierten que el costo económico de las sanciones impuestas a Rusia ya se notan en Europa

La Unión Europea y países como Estados Unidos, Japón y Australia han impuesto sanciones económicas a Rusia como castigo por la invasión a Ucrania. Esta medida no solo está afectando al Gobierno de Vladimir Putin sino que está generando un efecto dominó en distintas economías de la UE y el mundo.

-Publicidad-

- Publicidad -

A través de la historia se ha representado a las guerras como un simple avance militar que tiene por objetivo la eliminación del enemigo y toma o conquista de un territorio, pero cada operativo militar conlleva un costo económico muy grande, y muchas veces la victoria de un conflicto depende de quien tiene las reservas para financiarlo por más tiempo.

El proceso de industrialización y globalización de los mercados durante el siglo XX hicieron que la economía de las naciones dependiera de las relaciones comerciales que puedan mantener con otros países y el asegurar los mecanismos logísticos para el intercambio de bienes y servicios. 

Esto abre paso a una nueva estrategia bélica mucho más poderosa que las trincheras: las sanciones económicas. La clave, entonces, es que el país invadido tenga los armamentos suficientes para resistir un ataque frontal mientras que los bloques aliados cesan la compra o suministro de bienes y servicios al invasor para aumentar el costo económico de la guerra y reducir su margen fiscal para financiar su avance militar.

La economía rusa tiene un PBI de 1.483 billones de dólares, el 7% que los Estados Unidos.

Las sanciones aplicadas a Rusa

Es por ello que, ante la invasión de Ucrania, los Estados Unidos, la Unión Europea y otros de sus aliados (Reino Unido, Australia y Japón) presentaron una serie de sanciones económicas y financieras en contra de Rusia. Con el pasar de los días, estas sanciones han ido aumentando y están dañando tanto a la macro como a la microeconomía rusa.

Una de las más importantes es la prohibición de hacer o recibir transferencias internacionales a través del sistema de pagos globales SWIFT. Esta sanción impide a Rusia cobrar sus exportaciones de gas, petróleo, minerales y trigo, y pagar sus importaciones de otros bienes.

Además, se ha limitado a los bancos rusos el acceso a créditos internacionales, lo que encarece la deuda privada y soberana que tiene Rusia. La medida está provocando una rápida caída del rublo, la moneda oficial del país, que en una primera etapa cayó un 30 %. Con la segunda ronda de sanciones la moneda cayó un 12 % adicional.

Las sanciones económicas están provocando una caída de la moneda soberana rusa.

Se está presionando a las empresas rusas en los mercados bursátiles internacionales, lo que provoca una caída en la bolsa del valor en bolsa de bancos y empresas del país. El desplome en el valor de las cotizaciones está llegando al 40%.

También se han impuesto sanciones que afectan al patrimonio de líderes políticos y magnates rusos que han tenido que ver algunos de sus bienes de lujo decomisados en suelo extranjero para amortizar los futuros costos económicos de la reconstrucción posconflicto. Se han paralizado los activos del Banco de Rusia y de bancos públicos y privados para reducir el apoyo interno que pueda tener el país.

Por último, se ha impuesto una prohibición de movilidad a las aerolíneas rusas, restringiendo el uso del espacio aéreo de la Unión Europea tanto a aviones privados como comerciales, lo que resulta un costo económico importante al estrangular la conectividad aérea del país.

La Unión Europea, y países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Japón llevan adelante distintas sanciones a Rusia por la invasión a Ucrania.

Los efectos colaterales

El problema es que las sanciones económicas también pueden ser un arma de doble filo, ya que al aislar a un país y afectar su matriz productiva, también se compromete las economías que dependían de lo que este país producía

Hoy, los países que tienen vínculos económicos muy estrechos con Ucrania y Rusia, por lo que corren un riesgo particular de sufrir escasez e interrupciones de suministros, y esto va a generar un costo económico particularmente a aquellas que dependen del gas o petróleo que exportan las empresas rusas. 

Es por esto que la economía de Europa se encuentra en riesgo. Los precios del gas natural se dispararon un 20% desde que comenzó el conflicto y ahora están aproximadamente seis veces más altos que a principios de 2021.

El aumento de los precios de la gasolina está destruyendo la demanda entre las empresas industriales, como los fabricantes de fertilizantes, que usan mucho gas y ahora han tenido que reducir la producción. Esto irremediablemente generará un aumento de la inflación al trasladarse los precios del combustible a los productos fabricados o por la reducción de la oferta de los mismos

Por otro lado, los agricultores están pagando más por el funcionamiento de la maquinaria y la compra de fertilizantes. La economía de Alemania, que en el cuarto trimestre de 2021 se hundió un 0,7 %, se enfrentaría a una recesión técnica si se contrajera de nuevo en los tres primeros meses de 2022.

Además de la industria agrícola, la automovilística y eléctrica también se verán afectadas. Rusia y Ucrania juntas suministran el 13% del titanio del mundo que se usa para fabricar aviones, y el 30% del paladio, empleado en la producción de automóviles, teléfonos celulares y empastes dentales. Moscú también es un importante productor de níquel, que se utiliza para producir acero y baterías para automóviles eléctricos.

Advertencias del Fondo Monetario Internacional

Países como Moldavia se encuentran en negociaciones con el FMI para amortizar el costo económico indirecto que ya están percibiendo por el conflicto, razón por la cual el fin de semana el organismo internacional emitió un informe con un análisis sobre las consecuencias que tendrán a largo plazo las sanciones impuestas a Rusia

Empezó por los que ya se están dejando notar: la subida de los precios de la energía, las materias primas (incluidos el trigo y otros cereales) y las interrupciones en la cadena de suministros, lo cual ha agudizado las presiones inflacionarias derivadas de los trastornos en la cadena de suministro y el repunte relacionado con la pandemia de COVID-19.

«Los shocks de precios tendrán un impacto en todo el mundo, en particular en los hogares pobres para los que los alimentos y los combustibles representan una proporción mayor de sus gastos. Si el conflicto se agrava, los daños económicos serán aún más devastadores«, alertó el organismo.

Además, apuntó que las sanciones a Rusia también tendrán un impacto sustancial en la economía mundial y los mercados financieros, y tendrán efectos de contagio significativos en otros países.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Fondo Monetario Internacional, la herramienta para la intervención exterior desde la posguerra

Claves para entender lo que pasa en Ucrania. Los conflictos con Rusia y la OTAN

Las tropas rusas entran en Kiev: misiles, explosiones y un avión derribado en la capital

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -