24.5 C
Corrientes
24 C
Formosa
23 C
Posadas
25 C
Resistencia
22.7 C
Asunción
Sábado 24 de septiembre de 2022

Moneda única sudamericana: la propuesta de Lula Da Silva que busca romper con la dependencia del dólar

El expresidente brasilero y candidato a una tercera gestión Ignacio Lula Da Silva anunció que de asumir el mandato trabajará en la creación de una moneda común que contrarreste la dependencia del dólar en los países del sur. La propuesta, sin embargo, implica un trabajo complejo de políticas económicas coordinadas entre los países.

-Publicidad-

- Publicidad -

Hace una semana el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva anticipó que, de retomar el poder, planea avanzar en la construcción de una moneda común sudamericana, bautizada Sur, con el objetivo de reducir el protagonismo del dólar en el comercio regional.

Cabe destacar que Lula Da Silva anunció hace unos días su candidatura a la presidencia para las elecciones del próximo 2 de octubre en Brasil, y las encuestas lo posicionan a la cabeza, 13 puntos por encima del actual mandatario Jair Bolsonaro.

El anuncio de la moneda única latinoamericana fue acompañada de un artículo del economista Gabriel Galípolo, colaborador en el programa económico durante el gobierno de Lula y expresidente del Banco Fator.

En un artículo publicado en el diario Folha de S.Paulo, firmado junto al exalcalde de San Pablo, Fernando Haddad, Galípolo explicó que la moneda “sería emitida por un Banco Central Sudamericano, con una capitalización inicial realizada por los países miembros, proporcional a sus respectivas participaciones en el comercio regional“.

Una moneda única para evitar el impacto externo en la región

La propuesta del candidato del Partido de los Trabajadores se centraría en reducir el protagonismo de la divisa norteamericana en el comercio regional. La idea de la moneda única radica en la necesidad de, según Lula, disminuir el impacto de acotencimientos externos.

Un caso concreto tiene que ver con los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania:  las sanciones que Estados Unidos impuso al país liderado por Vladimir Putin por sus despliegue militar sobre el territorio ucraniano generó consecuencias en cadena en la economía mundial.

Es así que, en Argentina, el anuncio abrió la posibilidad de imponer una alternativa a la discusión que se viene dando hace meses sobre dolarizar la economía local. La creación de una moneda en común entre los países del sur podría funcionar como una posición intermedia entre la falta de confianza en el peso argentino y la necesidad de mantener una moneda soberana.

En diálogo con NEA HOY, el economista Martín Kalos entiende que “una moneda única modera el impacto que puedan tener las crisis macroeconómicas a un lado y al otro de la frontera, y facilita el comercio regional, ya que no haría falta pasar por una tercera moneda. Además, permitiría que estos países pudieran negociar como bloque con mayor fuerza frente a mercados internacionales”.

La implementación de una moneda común: 

Según Kalos, la idea de crear una moneda en común entre varios países de Latinoamérica no es algo nuevo. Previo a la conformación del MERCOSUR, en la década de los 80, Argentina y Brasil ya habían firmado un protocolo que planteaba la necesidad de transitar el camino hacia una unificación monetaria para facilitar la relación comercial entre ambos

Estas negociaciones continuaron hasta 1999, cuando los países firman un compromiso de avanzar hacia una unidad monetaria, poniendo pautas que los países miembros debían lograr para ese objetivo, debiendo lograr inflaciones bajas, deudas manejables y saldos positivos en sus balanzas comerciales.

Las crisis que sucesivamente atacaron primero a Brasil y luego a Argentina hicieron que ese sueño sea cada vez más lejano. Durante la primera década de los 2000, hubo algunos intentos de retomar la discusión, tanto por parte de Venezuela dentro de la propuesta de generar un Banco de Desarrollo del Sur, como así también por parte de Ecuador, que veía la necesidad de salir de la dolarización.

¿Es posible?: de la experiencia del Euro a la necesidad de un Banco Central de todo el continente

Sin embargo, algunos economistas advierten que crear una moneda emitida por un Banco Central en común entre varios países no sería tan sencilla, ya que implica saldar decisiones de coordinación muy complicadas. 

El propio Kalos advierte que, como quedó en evidencia con la experiencia de la Unión Europea, “una integración monetaria/cambiaria implica la necesidad de tener una confluencia en materia de normativa laboral, tributaria y de derecho de exportación, y de construir un sistema estadístico compartido”, entre otras cosas.

 

En este mismo sentido, para el economista e investigador del CONICET Nicolás Dvoskin, una moneda en común beneficiaría particularmente a las economías de Argentina y Brasil como socios comerciales. “El principal socio de Argentina es Brasil, y para comprarle necesitás dólares, entonces sacar el dólar del comercio bilateral mejoraría las perspectivas comerciales para Argentina, eso está claro”.

Sin embargo, en diálogo con NEA HOY, Dvoskin advirtió que “tener una moneda única no solo implica que tengas un tipo de cambio igual, sino una autoridad igual para definir tasas de interés, financiamiento del tesoro, políticas bancarias. Esas son decisiones políticas muy complejas”.

Para llegar a eso, primero tiene que haber una institucionalidad democrática regional vinculante más sólida de lo que es la actual”, explicó refiriéndose a instituciones como el Parlasur, “de quién puede depender ese Banco Central, a quién va a responder políticamente, es algo que requiere una construcción política regional que no existe en la actualidad”.

Compromiso de los países latinoamericanos

Como el objetivo es contrarrestar la dependencia del dólar y minimizar el impacto de las crisis macroeconómicas en el continente, la propuesta de Lula Da Silva no busca reemplazar las monedas soberanas, sino crear una que sirva para las relaciones transfronterizas.

Si bien los economistas están de acuerdo en que la medida sería beneficiosa para el continente, dependerá del acompañamiento y el compromiso de los futuros gobiernos que sean elegidos en cada uno de los países, muchos de los cuales estarán cambiando de gestión entre este año y el que viene.  

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

¿Argentina más cerca del BRICS?: los beneficios que podría traer al país su integración al Nuevo Banco de Desarrollo

Elecciones en Brasil, la batalla final entre Lula y Bolsonaro

Guerra financiera: advierten que el costo económico de las sanciones impuestas a Rusia ya se notan en Europa

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -