37.2 C
Corrientes
38.9 C
Formosa
34.4 C
Posadas
38.2 C
Resistencia
31.7 C
Asunción
Martes 31 de enero de 2023

Mujeres de la Revolución de Mayo: cinco historias para recordar

La historia de la Revolución de Mayo siempre se nos fue contada desde una perspectiva patriarcal, con hombres como principales protagonistas. Desde NEA HOY, te invitamos a recordar a cinco mujeres que también dejaron su huella en esa gesta política.

-Publicidad-

- Publicidad -

La Revolución de Mayo fue estudiada y aprendida siempre desde una perspectiva patriarcal. Todos nos sabemos de memoria los nombres de los hombres de la Primera Junta, los impulsores de la Independencia, los creadores de la Patria. Sin embargo, de las mujeres que impulsaron la Revolución de Mayo poco sabemos. 

Sabemos que pusieron sus casas, que servían el té y las masitas mientras los varones debatían sobre política. Sabemos que otras, las afrodescendientes y criollas pobres, vendían pastelitos y empanadas en la Plaza del Cabildo, otras repartían escarapelas. Todavía estas representaciones aparecen en los actos escolares del 25 de Mayo. 

En algún que otro libro nos hablaron de que en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson se cantó por primera vez el Himno Nacional Argentino y que Juana Azurduy fue una teniente que encabezó los combates por la emancipación del Virreinato del Río de la Plata contra la monarquía española. 

Hoy, el revisionismo histórico y la perspectiva feminista nos permite conocer la historia de otras mujeres que intervinieron, impulsaron y le dieron fuerza a la creación de la Patria. Mujeres que en la semana del 25 de Mayo llevaron mensajes, debatieron sobre el destino del país y sentaron las bases de la participación política femenina. 

Cinco mujeres con una gran historia

María Remedios del Valle

«La madre de la patria» es nada más y nada menos que una mujer afrodescendiente que llegó a ser capitana del Ejército que comandaba Manuel Belgrano. María Remedios del Valle, una argentina afrodescendiente que nació en 1766 en la capital del Virreinato del Río de la Plata. 

Siempre estuvo en los campos de batalla, primero como enfermera en la segunda invasión inglesa, en 1807. Luego se enlistó en distintas batallas como la de Tucumán, Salta y Ayohuma junto a su marido e hijos, quienes no sobrevivieron a las guerras. Lejos de debilitarla, se convirtió en una mujer fuerte, valiente y líder del Ejército. 

Según los relatos de historiadores, Manuel Belgrano deslumbrado por su compromiso, disciplina y lealtad, la nombró capitana de su Ejército. Los soldados la llamaron “la madre de la Patria” por ser salvadora de numerosas vidas.

Remedios del Valle, una de las únicas mujeres afrodescendientes que trascendieron en la historia argentina.

Casilda Igarzábal

Es considerada una de las Patricias Argentinas. Nació en 1774, esposa de Nicolás Rodríguez Peña, uno de los principales líderes de la Revolución de Mayo. En su casa, así como en la de Mariquita Sánchez de Thompson, se gestaron los primeros encuentros para sentar las bases de la Revolución de Mayo. 

Se dice que su rol fue trascendental en la semana de mayo. Junto a otras mujeres -esposas de políticos- invitó y presionó a Cornelio Saveedra a ir a su quinta, donde Juan José Castelli, Manuel Belgrano y otros “rebeldes” estaban conspirando contra el Virreinato. Saavedra aceptó ir. La estrategia para el Cabildo Abierto del 22 de mayo se planeó allí.

A pesar de su trabajo para convencer a Saavedra, las mujeres no fueron invitadas al Cabildo Abierto, tampoco formaron parte del primer gobierno patrio y los libros de historia las negaron durante 200 años. 

CASILDA IGARZÁBAL ES CONSIDERADA UNA DE LAS PATRICIAS ARGENTINAS 

Mariquita Sánchez de Thompson 

Nació el 1 de noviembre de 1786. Recibió una educación con los mejores maestros de ese tiempo. Como todas las niñas de alta cuna, aprendió cultura general, artes, música, idiomas y buenos modales, y logró una formación envidiable. Por eso, realizaba tertulias en su casa, donde recibía a grandes intelectuales de la época. 

Los historiadores la relacionan con la Generación del 37, el movimiento intelectual que fundó el Salón Literario en Buenos Aires, al que adhirieron distintas personalidades como Domingo F. Sarmiento, Esteban Echeverría, Bartolomé Mitre, Vicente F. López, José Mármol y Miguel Cané, entre otros.

La Casa de Mariquita Sánchez fue el espacio en el que se fomentó el espíritu revolucionario de la época.

La casa de Mariquita también fue el escenario de los encuentros para apoyar la causa revolucionaria. Una revolución que permitió sacar a muchas mujeres del ámbito doméstico y privado para situarlas en la vida pública, la vida política, establecer lazos con otras mujeres y apoyar el proceso revolucionario mediante campañas de donación de joyas y otros bienes materiales para financiar la guerra independentista. 

Ana Riglos 

Nació en Buenos Aires en 1788. Esposa de Miguel de Irigoyen, fue una de las damas patricias más comprometidas con la causa revolucionaria de 1810. Es otra de las que, según investigaciones, tuvo la tarea de presionar a Saavedra para que encabezara la revolución. 

Su casa recibía el nombre de Salón Riglos, porque albergó decenas de tertulias donde entre empanaditas y minués se alumbraron las ideas de libertad. También apoyó la expedición emancipadora al Alto Perú donando joyas y fortuna personal para comprar uniformes, alimentos y armas de los soldados.

Después del 25 de Mayo, Ana Riglos tuvo un destacado papel en la formación de la Expedición Auxiliadora. Una misión que debía sostener y defender la Independencia, llevar seguridad a las provincias y evitar la formación de grupos contrarios a la revolución.

Del Cabildo Abierto del 22 de Mayo, no participaron mujeres, a pesar de que ellas gestaron parte de los debates revolucionarios.

María Guadalupe Cuenca

Nació en 1790. Fue una mujer que discutía estrategias de liberación patria con su marido, Mariano Moreno. Para financiar la Revolución, juntó dinero de su herencia y dote, organizaba actividades sociales lucrativas, prestaba sus casas para reuniones clandestinas, cosía. Su accionar, junto al de las otras mujeres de la época demuestran que había una impronta de participación activa en la vida política y la lucha por la independencia. 

Su esposo, fue una de las figuras más importantes de la Revolución de Mayo. Sin embargo, Guadalupe nunca fue informada de la muerte de Moreno en altamar. Le escribió una serie de cartas que le fueron devueltas sin abrir y que, luego fueron compiladas. Esas cartas demuestran que las mujeres fueron protagonistas y conocían bien el trasfondo político de las ideas revolucionarias de la época. 

ADEMÁS EN NEA HOY: 

La Ley de Identidad de Origen es un hecho: la historia de la ciudadana misionera que impulsó la iniciativa

Jorge Capitanich y el Papa Francisco: una relación inquebrantable que siempre despierta especulaciones

Finaliza la audiencia en Chaco por la nueva Ley Nacional de Discapacidad

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -