22.8 C
Corrientes
23 C
Formosa
19.7 C
Posadas
23.1 C
Resistencia
17.7 C
Asunción
Domingo 25 de septiembre de 2022

Las pantallas como niñeras electrónicas: los efectos que generan en los más chicos y cómo podemos evitarlo

Las profesionales de La Salud Pública, Estimuladora Temprana, María de los Ángeles Genovese y la Asistente Social, Claudia Maldonado explicaron cuáles son los riesgos de la utilización prolongada de los niños en las pantallas, el auge en la pandemia, y las regulaciones de la Organización Mundial de la Salud.

-Publicidad-

- Publicidad -

Decir que las pantallas, internet y las redes sociales llegaron para quedarse puede ser una obviedad. Pero, si bien no se puede pretender vivir en un mundo ajeno a las pantallas, especialistas de todas las áreas afirman que su uso, a cualquier edad, puede afectar profundamente al desarrollo de las personas. 

Los más pequeños son los más vulnerables a estos avances, ya que en algunos casos pasan horas frente a las tabletas o a los teléfonos celulares, convirtiéndolos en lo que los especialistas consideran “niñeras electrónicas”. Así como en el pasado los antiguos métodos de distracción como los autitos, las muñecas, los sonajeros o cualquier juguete, hoy todo recae en tan solo un dispositivo electrónico. 

Teniendo en cuenta la llegada de la pandemia de COVID-19, el aislamiento, y las plataformas virtuales, el uso de las pantallas creció de manera exponencial. Según un informe de la consultora internacional Qustodio, los menores pasan de media cuatro horas diarias conectados a una pantalla fuera de las aulas, un total de 1.460 horas al año.

Pero, ¿cuáles son los motivos por los cuales los niños utilizan de manera tan frecuente las pantallas? ¿De qué manera afecta y condiciona su aprendizaje?

La pantalla como método para calmarse, distraerse y dormirse

María de los Ángeles Genovese es especialista en estimulación temprana, es decir, se desempeña en la atención que se le da al niño en las primeras etapas de su vida, con el fin de potenciar y desarrollar al máximo sus habilidades tanto físicas como intelectuales.

En diálogo con NEA HOY, la experta chaqueña explicó que el principal motivo por el cual el niño se ve atraído por estos artefactos tecnológicos es una respuesta espejo a como los adultos utilizan pantallas para todas sus actividades: “Es la manera que el adulto usa para enseñar a calmarse, dormirse y distraerse. Es lo que está a mano y por eso el niño lo observa”. 

María de los Ángeles Genovese en una charla sobre la pantalla en la niñez en Salud Pública

He escuchado a padres que les compran a niños de tres años sus propios teléfonos o tablets. El denominador común es la facilidad que tienen los niños para utilizar las pantallas, y entonces se convierte en un recurso para calmar su comportamiento”, aseguró Genovese.

“las pantallas se convirtieron en  niñeras electrónicas, no se piensan en el más allá sino solo en la resolución del berriche”

A su vez, la profesional explicó que actualmente hay un patrón que demuestra la falta de recursos que tienen los adultos para calmar y acompañar en la autorregulación del niño, ya que “hay poca disponibilidad del adulto para el tiempo compartido”: “Si bien en otra época también los padres trabajaban mucho se validaba el recurso menos tecnológico y había en todas las casas otra predisposición”, opinó. 

¿Cómo cambiar los hábitos y mejorar la relación de los chicos con las pantallas?

Según la psiquiatra española Marian Rojas, en momentos donde el niño se encuentra aburrido “ofrecerle una pantalla impide la capacidad de gestionar su frustración de forma adecuada“, y se lo acostumbra a que  “ante cada esfuerzo de la vida se le está regalando una distracción, por lo tanto es un niño que ante una mínima frustración reacciona de forma inapropiada”.

En este sentido, Rojas aconseja que, cada vez que un niño está aburrido, hay que dejar que su imaginación y creatividad fluyan, y a la larga, llegará naturalmente el autocontrol.

La asistente social Claudia Maldonado contó a NEAHOY que la atracción de los niños hacia las pantallases en cierta medida una manera de formar parte de una sociedad que cada vez está más dependiente de los distintos tipos de pantalla”.

Si bien la profesional en salud aseguró que no considera que “el uso de pantallas esté mal, el secreto está en que ese uso no sea desmedido, sin límites y que siempre esté un adulto responsable de educar en el uso de las pantallas“. 

Efectos adversos: irritabilidad, déficit de atención y dificultades en la vista

El uso desmedido de los aparatos electrónicos conlleva un impacto negativo en la atención de los niños; según Genovese, en la mayoría de los casos, el déficit de autocontrol “se asocia a la irritabilidad, la falta de desarrollo del lenguaje, dificultades en la atención, en el procesamiento de la información nueva y en la relación interpersonal con otros”.

La OMS recomienda que los niños menores a un año no deberían exponerse a las pantallas

A su vez, Maldonado mencionó que las largas horas frente a la pantalla con el brillo muy alto afecta directamente a la vista: Con el transcurrir de los años, el sentido de la vista se verá comprometido. También creo que sus relaciones sociales se verán afectadas ya que se pierden la posibilidad de interactuar con otras personas”, coincidió la asistente social.

Reglas del uso de pantallas en la primera infancia

«La primera infancia es un período de rápido desarrollo y una época en la que los modos de vida familiar pueden adaptarse para mejorar la salud». Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la OMS, en un informe  de 2019 donde promueve el juego activo del niño y el uso controlado de pantallas se aconseja algunos puntos según el rango etario de los niños.

El patrón de actividad general a lo largo de las 24 horas del día es clave: hay que reemplazar los periodos prolongados en que los niños  están  frente a una pantalla por juegos más activos, y al mismo tiempo lograr que tengan un sueño suficiente y de buena calidad. 

El estudio aconseja que los niños de menos de un año “no deben ser expuestos a ningún tipo de dispositivo electrónico”. Además, aseguran que los niños de dos a cuatro años tampoco deberían tener más de una hora por día de lo que llaman “tiempo de pantalla sedentario“, que incluye juegos de computadora, tabletas, teléfonos celulares o televisión. 

ADEMÁS EN NEA HOY:

 Ajedrez en las escuelas: del crecimiento sostenido en la provincia a su impacto en la educación

El parque Moconá volvió a abrir sus puertas 

Celulares en las cárceles: ¿Qué derechos se garantizan?

 

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -