32.8 C
Corrientes
33 C
Formosa
31 C
Posadas
33 C
Resistencia
31.7 C
Asunción
Viernes 09 de diciembre de 2022

Los ataques a la democracia que sacudieron a Argentina: desde Raúl Alfonsín a Cristina Fernández

Un repaso por los magnicidios e intentos de asesinato a líderes que conmocionaron al mundo y Argentina.

-Publicidad-

- Publicidad -

El ataque e intento de magnicidio que sufrió la dos veces presidente y actual vice de Argentina quedará marcado en la historia. 

El arma que usó el atacante Fernando André Sabag Montiel para intentar asesinar a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, estaba apta para disparar. Así lo establecieron los resultados de las medidas ordenadas por la jueza federal María Eugenia Capuchetti que caratuló el expediente como homicidio agravado en grado de tentativa, un delito que contempla de 8 a 17 años de prisión. 

El país vive uno de sus capítulos más conmocionantes desde la dictadura cívico militar de los años 70, los levantamientos carapintada contra el padre de la democracia Raúl Alfonsín, los dolorosos hechos del 19 y 20 de diciembre del 2001 con el estallido social que provocó el Estado de sitio tras la renuncia de Fernando de La Rúa. 

El intento de asesinato a Cristina Fernández, es institucional y políticamente grave contra la principal líder política y popular de la última década, desde Perón en adelante, es la persona más amada y odiada en la Argentina.

El atentado contra la vida de la expresidenta ocurrió minutos después de las 21, en la intersección de las calles Juncal y Uruguay, en el barrio porteño de Recoleta cuando Cristina Fernández saludaba como es habitual a la militancia que la apoya desde hace una semana por el pedido de sentencia en una causa por supuesto direccionamiento en las obras públicas.  

El video del momento que pudo ser fatal contra la vida de Cristina Fernández sacudió a todos los sectores políticos, personalidades, empresarios, religiosos, medios de comunicación de todo el mundo que se hicieron eco del intento de magnicidio y al pueblo que salió a movilizarse por las calles de todo el país para apoyar a la líder política como a la democracia del país. 

Plaza de Mayo. / Foto: Cris Sille (Télam)

Los ataques y discursos de odio

Cristina Fernández viene siendo, desde hace muchos años, la persona más atacada de la Argentina. Que haya llegado el momento en que alguien haya decidido intentar matarla no es un hecho aislado y tampoco la primera amenaza que recibe. 

En julio pasado manifestantes que se identificaron como autoconvocados amenazaron de muerte a Cristina Kirchner, lanzaron basura y patearon las puertas de la sede del Instituto Patria al grito de amenazas de muerte hacia la vicepresidenta. 

Uno de los presentes vociferaba en el megáfono: «Cristina, ahora te toca la horca, es el único camino para deshacernos de vos».

Discursos de odio

«Todo armado que pantomima!!! ya no saben que hacer para victimizarla!», escribió la diputada provincial de Santa Fe, Amalia Granata en su cuenta de Twitter. Por redes sociales, se vieron manifestaciones de usuarios que ponían en duda el atentado o bien que lamentaban que la Vicepresidenta no fue herida. 

Un caso particular fue el de un boliche correntino, de la localidad de Goya, que anoche bautizó la “Cristi fest” a su evento, restándole importancia a lo ocurrido.

Además, fotografías de la expresidenta se pueden ver colgadas en una horca o una bolsa mortuoria, solo contribuyen a más ataques y discursos de odio. La cuestión se volvió común dentro de la sociedad política Argentina, los insultos y las amenazas, hasta el intento de magnicidio llegó a un límite inimaginable del que quizás sectores aún no logran tomar real dimensión de lo que pudo ser una tragedia para el continente y el mundo.

Miles y miles de personas, en apoyo de Cristina Fernández tras el ataque.

Magnicidios en Argentina y el Mundo

El intento de magnicidio perpetrado contra, Cristina Fernández, fue el último caso de violencia contra altos líderes políticos en una larga lista que registra América Latina en las últimas décadas.

El ataque a la expresidenta tiene un antecedente en Argentina. Fue el día en que quisieron matar a Raúl Alfonsín en 1991 cuando un exgendarme le apuntó con un revólver al líder radical. «Estoy acostumbrado a recibir amenazas anónimas y algún día tenía que pasar algo así», lamentó el entonces primer Presidente desde el retorno de la democracia.

Raúl Alfonsín, hablaba en un acto político en San Nicolás, ante una multitud de personas. 

Ismael Darío Abdala, de 29 años, se pudo acercar y apuntó contra el primer presidente de la democracia restaurada. El percutor fallo y el tambor no giró. 

En cuestión de segundos el atacante pudo ser reducido, mientras Daniel Tardivo, histórico custodio de Raúl Alfonsín, lo cubrió con su cuerpo.

Dos días más tarde, en su declaración ante la Justicia, Abdala admitió que había querido cometer un magnicidio. Le diagnosticaron delirio sistemático. Según relatan las noticias de la época había estado internado y tomaba cinco medicamentos. Después de su paso por Gendarmería, y previo al atentado, había sido despedido de una empresa siderúrgica estatal. 

Al agresor lo sobreseyeron por ser inimputable: no comprendía sus actos. Quedó internado y tras salir, se contactó con una de las hijas de Raúl Alfonsín para, según él, disculparse. Lo denunciaron y fue de vuelta al psiquiátrico. Se suicidó en 1994.

En julio de 2021, el presidente de Haití Jovenel Moïse fue baleado y asesinado en su residencia por un comando de exmilitares militares. También, el atentado de Caracas de 2018, contra el Presidente venezolano Nicolás Maduro fue un intento de magnicidio. 

Maduro se dirigía a la Nación, un dron con explosivos estalló a una distancia de entre 100 y 200 metros del estrado donde se encontraba junto a comandantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y autoridades. Al menos siete efectivos de la Guardia Nacional resultaron heridos en el atentado.

En 1963, en Dallas, Lee Harvey Oswald, le disparó con un rifle al Presidente de los Estados Unidos, mientras circulaba en un coche presidencial descapotable por la Plaza Dealey. Kennedy fue el cuarto mandatario estadounidense asesinado, sumándose a la lista integrada por Abraham Lincoln, James Abram Garfield y William McKinley.

El papa Juan Pablo II fue otro de los líderes mundiales que sobrevivió a un atentado. El 13 de mayo de 1981, cuando ingresaba en un automóvil descapotable a la plaza San Pedro, recibió cuatro disparos de un extremista turco. 

El Papa sufrió heridas de bala en el abdomen, en un brazo y en una de sus manos. Fue operado de urgencia y su vida estuvo en peligro. A fines de diciembre de 1983, visitó a Agca en la cárcel, le regaló un rosario y renovó su perdón.

En el año 2018, el actual Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue apuñalado durante un acto de campaña en Mina Gerais. Tras el ataque, tuvo que ser trasladado de urgencia a una clínica.

La perforación afectó parte del hígado, pulmón y algo del intestino. Perdió mucha sangre y llegó al hospital casi muerto.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Las reacciones ante el intento de magnicidio de Cristina Fernández – NEA HOY

Francisco habló con Cristina y le expresó su solidaridad y cercanía – NEA HOY

Intento de magnicidio: Alberto por cadena nacional, repudio a la violencia y las claves de un día oscuro para la democracia – NEA HOY

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -