30.1 C
Corrientes
30 C
Formosa
26.7 C
Posadas
27.7 C
Resistencia
28.7 C
Asunción
Jueves 08 de diciembre de 2022

El VIH en el embarazo: mitos y prejuicios que vulneran los derechos de las madres

A pesar de toda la investigación e información científica disponible, siguen existiendo muchos mitos y prejuicios alrededor del VIH. Estos prejuicios derivan en estigmas y prácticas discriminatorias que vulneran el derecho de las personas seropositivas a una vida digna. En el caso del embarazo, estas personas tienen una doble vulnerabilidad.

-Publicidad-

- Publicidad -

El VIH tiene la característica de ser una enfermedad que se descubrió en la era moderna, cuando ya existían gran parte de los medios de difusión y comunicación. Por ello, parte de la información muchas veces estigmatizantes que circuló y se difundió poco después de su descubrimiento hizo eco y vuelve a resurgir el día de hoy a pesar de ser información que haya sido desmentida muchas veces.

Esta desinformación muchas veces promueve estigmas y actitudes discriminatorias hacia las personas con VIH o personas seropositivas, vulnerando sus derechos a una vida digna, al trabajo o a decidir sobre su cuerpo.

Uno de los aspectos de la vida en el que las personas seropositivas se encuentran más vulnerables frente a estos prejuicios es durante el embarazo. Si muchas veces las mujeres tienen problemas para encontrar un profesional que las asesore correctamente y respete su derecho a un embarazo y parto respetado, estas dificultades se refuerzan en las mujeres seropositivas.

Además de tener que buscar un equipo de salud que cuente con información actualizada, deben lidiar con los estigmas en sus entornos, en medios y en las redes sociales que siguen repitiendo prejuicios sobre el vih en el embarazo. 

El VIH y el embarazo

Mariana Iacono es trabajadora social y coordinadora de la Comunidad Argentina de Mujeres con VIH. En el 2019 decidió ser madre, y a través de distintas crónicas en el portal “nómada” contó algunas de las dificultades que las mujeres seropositivas tienen que sortear para ejercer éste derecho.

En diálogo con NEA HOY, Iacono explica que “la desinformación, los prejuicios, los estigmas y la discriminación siempre vulneran derechos de las personas con VIH”, y que durante el embarazo esta vulneración adquiere un caracter mayor por la condición de vulnerabilidad en la que ya se encuentra la mujer embarazada.

 

 

Hay que poner y sumar que una persona gestante en el embarazo y en el parto está mucho más débil y vulnerable. Después de una cesárea no tenes como pelear, no tenes ganas de andar diciendo que conoces tus derechos”, explica.

Los prejuicios, explica la trabajadora social, persisten en las personas de a pie, pero que también existen dentro del sistema de salud, en donde se encuentran profesionales con información desactualizada, utilizando métodos de cuidados innecesarios, insistiendo en planificar cesáreas a pesar de tener la carga viral controlada o que practican esterilizaciones contra la voluntad de la mujer

Hay personas que siguen pensando que las mujeres con VIH no podemos tener hijes, que nuestros partos tienen que ser únicamente por cesárea, que es una mejor opción realizar esterilización o ligadura de trompas para no tener hijes, sigue habiendo muchos prejuicios con respecto al VIH y el embarazo”, explica Iacono, “yo creo que para desarmar los mitos falta mucho trabajo y sobre todo circulación de la información en otros lenguajes”.

 

Prueba del VIH y asesoría durante el embarazo

La Ley 25543, denominada “Ley de Obligatoriedad del Ofrecimiento de la Prueba del VIH a la mujer embarazada” establece la obligatoriedad del ofrecimiento del test diagnóstico del virus de inmunodeficiencia humana, a toda mujer embarazada. Todos los establecimientos destinados a la salud, públicos o privados, están obligados a cubrirlo.

Es importante destacar que la ley establece el ofrecimiento. El test no puede realizarse si no se cuenta con el consentimiento informado de la persona.

Además, establece que “Los establecimientos asistenciales deberán contar con un equipo interdisciplinario para contener y asesorar a las pacientes y a su entorno familiar durante el embarazo, parto y puerperio en caso que el test diagnóstico resultare positivo”.

Desde la Ley Nacional de SIDA aprobada en los 90, está asegurada la cobertura médica integral por VIH/SIDA sin hacer diferencias entre varones y mujeres. Esto incluye atención médica, psicológica y medicación. La misma se actualizó y amplió con la nueva Ley Nacional de Respuesta Integral al VIH, las Hepatitis Virales, otras Infecciones de Transmisión Sexual y la Tuberculosis, aprobada este año. 

Si la madre tiene VIH ¿el bebé nacerá con VIH?

Transmisión vertical” se llama cuando el virus es transmitido de la madre al feto. Así como se ha demostrado que, a partir de una correcta adherencia al tratamiento antirretroviral, se logra evitar que se replique el virus y se disminuya la cantidad en sangre hasta niveles que no pueden detectarse por análisis convencionales.

Se ha demostrado que si una persona mantiene una carga viral “indetectable” durante al menos seis meses, elimina la posibilidad de transmisión del virus tanto por vía sexual como vertical. Por eso, las personas seropositivas tienen el mismo derecho que cualquier otra persona de vivir una vida sexualmente activa y de tener un hijo si lo deseara. Mientras mantenga la adherencia al tratamiento y su carga viral indetectable, el virus no será transmitido al feto

¿Cesaria o parto vaginal?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, existen condiciones en que la mujer con VIH puede optar por parto vaginal dependiendo de las condiciones de su tratamiento. Sin embargo, como explica Iacono en sus crónicas, ejercer el derecho a decidir entre cesárea o parto vaginal dependerá de cuánto el país adhiera a éstas recomendaciones.

En Argentina se puede realizar parto vaginal. El mismo debe ser conversado y planificado junto al equipo de salud, incluyendo infectólogo, y se haya recibido cuidado prenatal y tratamiento durante el embarazo y se tenga registro de la carga viral.

La lactancia materna

La lactancia materna es un aspecto de mucha confusión. En el 2016 la organización Organización Mundial de la Salud declaró que las mujeres con el VIH podrían utilizar la lactancia materna como opción para la alimentación de sus bebés de la misma forma que lo hacen las mujeres sin el VIH. Sin embargo, estas directrices estaban dirigidas a prevenir la malnutrición infantil en lugares con alta prevalencia de VIH pero bajo acceso a otras formas de alimentación.

Si bien los estudios demuestran que manteniendo una carga viral indetectable se evita la transmisión en relaciones sexuales y durante el embarazo, aún no existe evidencia suficiente para el contexto de la lactancia materna.

Por ello no se recomienda en países en desarrollo la lactancia materna por el riesgo de transmisión. Es por esto que en Argentina la ley dispone que los hospitales provean leche maternizada a las mamás seropositivas durante los 6 primeros meses de vida del bebé.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Inteligencia artificial y un hospital de Neurociencias, los objetivos de la Salud Pública en Misiones

Vacunación pediátrica contra el COVID-19: ¿por qué es necesaria?

Se incrementaron los intentos de suicidio y suicidios consumados en Corrientes: ¿qué tenemos que saber para poder ayudar a prevenir?

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -