39.9 C
Corrientes
39.2 C
Formosa
29.7 C
Posadas
36.2 C
Resistencia
30.7 C
Asunción
Martes 31 de enero de 2023

La producción de girasol en Chaco en alerta por falta de lluvias

El inicio de la nueva campaña girasolera de 2021/2022 coincidió con un déficit hídrico de entre 350 y 400 milímetros por debajo de las medias normales. Si bien la región de la provincia es la indicada para el grano de girasol, por su baja demanda de humedad, la escasez de precipitaciones congeló la siembra de la semilla del aceite

-Publicidad-

- Publicidad -

El girasol y Chaco hacen una combinación ideal: mientras que la semilla demanda un bajo requerimiento de humedad, la Provincia del norte ofrece un territorio seco. Por lo que desde la década del ’60 se siembra en el territorio esta semilla de la que se extrae el aceite de girasol tan comúnmente consumido. 

Si bien son compatibles, el inicio de la nueva campaña girasolera de 2021/2022 coincidió con un déficit hídrico de entre 350 y 400 milímetros por debajo de las medias normales. 

Y por mas de que el girasol se adapta perfectamente a las condiciones agroecológicas de la región, tiene al menos una condición: la disponibilidad hídrica al momento de la siembra debe ser suficiente para el arranque del cultivo y hasta el mes de octubre, cuando vuelve a llover.

Campaña girasolera 2022

A finales de octubre, la Bolsa de Cereales dio por terminada la siembra en Chaco, donde se concretó 170 mil hectáreas, 40 mil menos que las esperadas, por lo tanto no se siguió sembrando por falta de humedad.

Esta campaña constituye una siembra atípica en la región, ya que se presentaron complicaciones con la semilla de girasol, luego de la embestida del clima con lluvias por debajo de lo normal.

La campaña girasolera, no obstante, logró alcanzar las 200.000 hectáreas sembradas, superando ampliamente la superficie de la campaña anterior que solo alcanzó las 75.000 hectáreas.

En el programa radial de Agroperfiles, el ingeniero Martín Canteros, asesor de campos en la región destacó que el girasol presentó buenos resultados en los lotes después de las lluvias escasas de finales de octubre. 

Cosecha de girasol en Chaco.
Cosecha de girasol en Chaco.

Durante octubre, las plantaciones estuvieron en la etapa de “elongar antes de largar la flor” y se necesitó de la lluvia. En este sentido, el especialista explicó: «Alcanzó solamente a sembrarse en un cincuenta por ciento de la proyección que tenía en el inicio de la campaña. Lo que sembró es lo que hay y ahora solamente queda esperar que las lluvias aportan para cosechar el mejor rendimiento posible».

El trigo tenía, hasta la última helada de finales de agosto, un potencial de rendimiento muy bueno con lotes que se proyectaban a entregar una cosecha de entre dos mil quinientos y tres mil kilos, «pero el registro bajo cero dejó trunca esa expectativa».

La exigencia que presenta el girasol es una lluvia en el momento de pre floración y luego en el momento de formación del botón floral, a los 45-50 días después de que emergió, para un óptimo crecimiento. 

El comportamiento del girasol a lo largo de los años 

Las estadísticas oficiales, muestran cómo se fue moviendo el girasol a lo largo de los años en la Provincia.

En la campaña 2011/2012 se implantaron 237.835 hectáreas, para repuntar fuertemente en la 2012/2013 con 447.100 hectáreas. 

Luego, bajó en la campaña 2013/2014 a un total de 153.210 hectáreas, en la 2014/2015, 160.650 hectáreas y luego repuntó en la 2015/2016 con 240.000 hectáreas. 

Las siguientes campañas fueron las mejores y marcaron un récord: la de 2016/2017 se implantó 381.000 hectáreas, en la 2017/2018 un total de 412.620 hectáreas, y en 2018/2019 se sembraron 468.800 hectáreas. 

Para la temporada 2019/2020 se implantaron 253.290 hectáreas. En la anteúltima campaña 2020/2021 se sembraron 74.540 hectáreas y en la reciente 2021/2022 se alcanzaron las 177.000 hectáreas, elevándose ahora a 200.000 para la campaña 2022/2023.

¿Cómo se mueve el girasol a nivel país?

La agricultura en Argentina es una de las principales actividades económicas ya que no solo abastece al país, sino que, es la tercera potencia exportadora de granos y cereales. 

Cabe destacar que Argentina es el tercer exportador mundial de maíz, ajo, aceites y grasas, harina y aceite de girasol. En ese orden el país se ubica en el primer lugar en la exportación mundial de harina y aceite de soja, aceite y manufactura de maní, jugo y aceite esencial de limón, fruta fresca orgánica a la UE, yerba mate, segundo exportador mundial de limones frescos, y mosto. 

Si bien el 50 por ciento de la producción de girasol se encuentra localizada en la Provincia de Buenos Aires, las restantes áreas tienen lugar en diferentes zonas del país: como la Provincia de Chaco, norte de Santa Fe, Salta, San Luis, Entre Ríos, Santiago del Estero, este de La Pampa y sudoeste de Buenos Aires. Zonas alejadas de las fábricas y puertos del Gran Rosario, Bahía Blanca y Quequén. 

Siendo tres provincias las productoras de semillas mayoritarias: Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe; que concentran el 75,84 por ciento de la superficie destinada a la producción de oleaginosas, y cerca de un 72,7 por ciento del área implantada corresponde a cereales. 

Cabe destacar que la tendencia de la siembra de oleaginosas por sobre los cereales, se hace más evidente, en la provincia de Santa Fe, que tiene un 60 por ciento más de superficie sembrada de oleaginosas, por sobre la de cereales.

Comparativo de superficie sembrada con cereales y oleaginosas, en las 10 principales provincias productoras de Argentina. (Censo 2018 FUENTE: BCR)

¿Cómo afectó la demanda mundial con respecto al precio local?

Las exportaciones de aceite de girasol pretenden llegar al total de 810 mil toneladas durante el 2022, el segundo mayor volumen de la última década.

Lo que representa un aumento de 196.000 toneladas respecto a la molienda de 2021 y un aumento de 622.000 toneladas con respecto a la molienda del 2020. 

El aumento de la producción de girasol, se ve incrementado debido a la demanda mundial a consecuencia de la fuerte caída en la oferta del subproducto procedencia del Mar Negro, debido a la invasión de Rusia a Ucrania.

A nivel doméstico, se trata de una suba por la mayor demanda de aceite de girasol en el mercado mundial. Según la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR) esta situación disminuye su rendimiento y aumenta su costo.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Chaco avanza en la  búsqueda de inversores extranjeros para el desarrollo productivo de maíz y girasol

Agricultura Familiar, la clave para combatir el hambre en el mundo

Chaco: buscan potenciar la agricultura familiar y la regularización de organizaciones de productores

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -