36 C
Corrientes
36 C
Formosa
32.7 C
Posadas
36 C
Resistencia
33.7 C
Asunción
Lunes 20 de marzo de 2023

Paula Coto, directora ejecutiva de Chicas en Tecnología: “Todavía estamos muy lejos de encontrar paridad y oportunidades que sean complementarias tanto para hombres y mujeres en tecnología»”

La Directora ejecutiva de Chicas en Tecnología, Paula Coto, explicó cuáles son los principales factores del desinterés de jóvenes mujeres y diversidades en el mundo tecnológico, donde la “brecha de género muestra un bajo acceso y la baja participación y promoción de la mujer”. 

-Publicidad-

- Publicidad -

A ocho años de fundarse Chicas en Tecnología (CT), la organización sin fines de lucro (ONG) que acompaña a jóvenes mujeres de entre 13 y 23 años en todo América Latina, trabajando con tres líneas de trabajo principales, siempre basándose en investigaciones y estudios, donde orientan, dimensionan, motivan, forman, acompañan y profundizan sobre lo que significa la brecha de género en tecnología.

NEA HOY dialogó con la Directora Ejecutiva de Chicas en Tecnología, Paula Coto, sobre cómo desarrollan desde la ONG el acompañamiento y concientización sobre la brecha salarial, la permanencia y la inserción laboral en el mundo tecnológico y afines, de las mujeres y diversidades que forman parte de las futuras generaciones de líderes de la tecnología.

Paula coto, Directora ejecutiva de Chicas en Tecnología, la ONG que acompaña y orienta a jóvenes mujeres de entre 13 a 23 años en el ámbito tecnológico

NEA HOY: ¿Cómo se origina y qué características tiene la brecha de género en específicamente en Tecnología?

Paula Coto:  A lo que nos estamos refiriendo cuando hablamos de brecha de género es al bajo acceso y la baja participación y promoción que tienen las mujeres y quienes se identifican con el género femenino en las áreas de tecnología e innovación.

En un mundo que está en creciente desarrollo tecnológico hay cada vez menos jóvenes que se interesan en estas áreas. Hay muchos factores que influyen en este desinterés, podemos plantear desde las tempranas infancias, que las niñas se enfrentan con una barrera que inhibe este interés y su desarrollo.

NH: ¿A qué se debe este desinterés?

Paula Cotto: Esto tiene que ver con los estereotipos existentes de género y las representaciones sociales de la mujer que delimitan los recorridos posibles para estas niñas y adolescentes.  Existen varios estudios que muestran cómo entre los adultos todavía persisten nociones preconcebidas sobre las ocupaciones que esperan de sus hijas e hijos, incluso cuando tienen un desempeño similar en las mismas áreas.   


«A los 15 años, menos del 1 por ciento de las jóvenes, quiere convertirse en profesional de este sector»

Según estadísticas presentadas por Chicas en Tecnología, hay una “muy fuerte tendencia a asociar a lo tecnológico al mundo masculino”.  En relación, un dato de la UNESCO, muestra que a los diez años casi el 90 por ciento de las niñas reconoce no ser buena en matemáticas, una estadística que también involucra a niñas de Argentina.  


NEA HOY: ¿Cómo influyen estos preconceptos en el desarrollo de las niñas a futuro?

Paula Coto: Es un conjunto de cuestiones, pero las preconcepciones de las casas influyen mucho en las perspectivas que tienen las jóvenes sobre seguir o no un estereotipo de carreras. Por ejemplo, hay algunos estudios que muestran que dentro de las casas se espera que las niñas sigan carreras más orientadas a cuestiones humanísticas. 

«Lo que pasa en su niñez y adolescencia termina repercutiendo fuertemente en la decisión que toman de seguir o no una carrera tecnológica»

El acompañamiento que realizan desde la ONG es integral

NEA HOY: ¿Cuáles son los desafíos y avances de Chicas en Tecnología a lo largo de estos ocho años?

Paula Coto: En un principio, cuando surgió CT, estábamos en muchas discusiones sobre la mujer y diferentes derechos que llevaron a que la primera mirada de la ONG estuviera puesta en conquistas de participación de las jóvenes en el sector. 

Hoy, CT tiene una línea de investigación donde vamos dimensionando sobre brechas de género y donde tenemos la posibilidad de ver y entender cuál es la participación de las mujeres en el sector y poder aportar datos a las discusiones para poder intervenir genuinamente en reducir las enormes brechas que hoy tenemos.

Venimos trabajando en Argentina y a nivel regional con jóvenes que empiezan a despertar esos intereses en las áreas para que ellas vean que es un área que pueden ser para ellas y desarrollarse como profesionales en esos sectores. Argentina tiene un enorme potencial de desarrollo en estas áreas, que ocupa un lugar importante en la economía. 

«El 10 por ciento del PBI y el 20 por ciento de las exportaciones de argentina están orientadas a este tipo de área, y la participación de la mujer en esos espacios es fundamental»

Los aportes que estas mujeres y diversidades dan al momento de desarrollar tecnológicamente, y de aportar en un sector que está creciendo más que otros sectores, no solamente reaviva las economías regionales y a nivel país, sino que también nos permite pensar en un tipo de tecnología diferente que sea una tecnología realmente inclusiva.

Según un estudio realizado por Chicas en Tecnología y J.P. Morgan, el 43 por ciento de las jóvenes menores de 17 años no conocen modelos de mujeres que trabajan en el área tecnológica, por lo que se “dificulta muchísimo que ellas se puedan proyectar en estos recorridos”.

En el último relevamiento que realizó CT, encontró que solo el 17 por ciento de las personas que estudian carreras relacionadas a la programación, en Argentina, son mujeres. 

NEA HOY: ¿Cuál es la mayor alarma de estas cifras para las mujeres?

Paula Coto: Nos preocupa lo que encontramos, porque en algún punto es bastante contraintuitivo a todo lo que venimos escuchando de cómo la tecnología viene avanzando, como abre posibilidades para desarrollarse y vacancias en espacios laborales”

NEA HOY: Y en este sentido, ¿en qué situación se encuentra la brecha de género actual en las Universidades de carreras afines a la tecnología?

Paula Coto: En la última década cada vez tenemos menos mujeres que estén estudiando carreras de programación en las universidades de Buenos Aires, y lo que se observa es que esa brecha de género se está agrandando en lugar de disminuyendo. 

NEA HOY: ¿Qué porcentaje de estas chicas que decidieron continuar con una carrera tecnológica, se ve en riesgo de permanencia?

Paula Coto: Las mujeres son mayoría en el listado universitario argentino, y la participación de las mujeres está aumentando año a año, los datos oficiales de la última década muestran que representan el 60 por ciento del estudiantado. 

Pero en Argentina, solo el 34 por ciento de las personas que estudian carreras relacionadas a la ciencia, la matemática, la tecnología, y la ingeniería son mujeres. Y, de las que estudian las carreras de programación son el 17 por ciento. 

Hoy, las áreas tecnológicas es un sector que ofrece remuneraciones un 70 por ciento mayor de las demás, pero lo que vemos es que ese crecimiento del sector hoy son pocas las mujeres que forman parte de estos espacios. 

NEA HOY: Desde CT realizan una mirada integral de la inserción de las adolescentes en el mundo tecnológico, en el proceso existe el factor de la permanencia en el sector de estas mujeres que lograron culminar una carrera IT. ¿De qué manera trabajan para acompañar a estas personas?

Paula Coto: Una vez que ya están recibidas y que superaron todas las barreras que tienen que ver con avanzar con sus estudios, y una vez que pasan por todo y se insertan en el mercado laboral, también hay muchos desafíos de permanencia que lleva a altas tasas de recambio.

En Argentina, el 28 por ciento que trabajan en estos sectores son mujeres, y a nivel global quienes trabajan en el sector son el 26 por ciento, en tanto México es el país que muestran mejores cifras con un 35 por ciento de permanencia, sin embargo, todos los países están en ese mismo margen de participación femenina. 

Así es como, según estudios a nivel global, el 56 por ciento de las técnicas y el 39 por ciento de las ingenieras que superaron las barreras y se metieron a trabajar en estas áreas deciden cambiar de trabajo o dejar de ejercer la carrera por diferentes motivos, como ser: no se sienten cómodas en los espacios laborales, percepciones de salarios menores, no hay reconocimiento, las oportunidades para ascenso son cada vez más escasas, entre muchos otros. 

NEA HOY: El techo de cristal es un término que metafóricamente deja al desnudo la dificultad de las mujeres para tener acceso a los puestos de mayor jerarquía. ¿De qué manera se ve reflejado en el ámbito tecnológico?

Paula Coto: Poner sobre la mesa y poder trabajar sobre estas cuestiones permite visibilizar e intervenir, pero todavía estamos muy lejos de encontrar paridad y oportunidades que sean complementarias tanto para hombres y mujeres o diversidades.

Hay un estudio interesante que muestra qué es lo que más buscan al momento de sumarse a una carrera profesional, y a diferencia de un hombre, que buscan “estatus y remuneración”, las mujeres lo que más buscan son “oportunidades de crecimiento”.

El techo de cristal, existe en el sector tecnológico y afines

Sin embargo, menos del 20 por ciento de las mujeres tiene roles de liderazgo dentro de este sector, y a esto se suma que las brechas salariales son muy grandes. Las mujeres ganan en promedio un 30 por ciento menos que los hombres en Argentina para igual posición y formación, y esto comienza a ser un condicionante muy fuerte para crecer en las carreras.

Además, hay escasos reconocimientos, por ejemplo, las desarrolladoras de software tienen un 25 por ciento más de probabilidades de que sus códigos sean rechazados en un sistema de revisión entre pares. 

Así como también se observa que hay condiciones de trabajo poco flexibles, y la importancia de tener paridad de paternidad, para que las mujeres puedan retomar su vida profesional después de tener familia y poder seguir creciendo en sus carreras, horarios extendidos que tienen los roles e las mujeres de cuidados de atención al hogar que dificultan su desarrollo en el espacio laboral.

ADEMÁS EN NEA HOY:

“La visibilidad lésbica es para nosotras la herramienta de lucha contra los prejuicios”: conocé el trabajo de la Asociación Civil “Las Fulanas”

Hablemos de menstruación: cómo superar el tabú y la desigualdad de género

Así lo hicieron ellas: emprendedoras chaqueñas que crearon su propia marca

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -