37.2 C
Corrientes
38.9 C
Formosa
34.4 C
Posadas
38.2 C
Resistencia
31.7 C
Asunción
Martes 31 de enero de 2023

Mauro Benente: “El esquema actual del Consejo de la Magistratura también es inconstitucional”

En diálogo con NEA HOY, el abogado y doctor en Derecho, Mauro Benente se refirió a lo que ocurre con el Consejo de la Magistratura de la Nación tras la asunción de Horacio Rosatti como su Presidente.

-Publicidad-

- Publicidad -

En estas semanas, tomó estado público el avance del Presidente de la Corte Suprema de Justicia sobre el Consejo de la Magistratura. Horacio Rosatti es ahora Presidente del organismo que remueve y designa jueces en el ámbito de la Justicia Federal y de la propia Corte Suprema

Eso provocó un aluvión de opiniones por parte de la clase política y de sectores que entienden que la Justicia y todos los organismos que la componen deben estar al margen de las operaciones políticas y que deben ser lo más independientes que puedan si quieren garantizar que funcionen como lo dicta la Constitución. 

Según explica Mauro Benente a NEA HOY, Doctor en Derecho (UBA), la Corte Suprema de Justicia es la última instancia de la Justicia Nacional, y también se puede acceder a la Corte en caso de que esté en juego la interpretación de alguna cláusula de la Constitución. 

Horacio Rosatti asumió hace poco más de una semana como Presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Antes de la reforma constitucional de 1994, la Corte Suprema también tenía a su cargo la administración de recursos -el dinero- que gastaba el Poder Judicial que incluía obras de infraestructura, sueldos, obra social de sus propios funcionarios y empleados, y también tenía atribuciones disciplinarias, podría sancionar a jueces, fiscales, y funcionarios judiciales que incumplieran su deber. 

Con la reforma, se mantiene la función jurisdiccional de la Corte pero para las cuestiones vinculadas a sanciones y administración de recursos crea el Consejo de la Magistratura de la Nación. En las provincias ya existía el órgano, Chaco fue una de las primeras en crearlo. 

En el caso nacional, el Consejo de la Magistratura tiene fundamentalmente tres atribuciones: intervenir en el proceso de selección de jueces y juezas, intervenir en procesos disciplinarios de jueces y juezas, y manejar los recursos del Poder Judicial, eso se regula en el artículo 114 de la Constitución Nacional.

A su vez, de acuerdo a lo que detalla Mauro Benente, esa distribución de recursos hoy está compartida porque la Corte no quiso pasarle la totalidad de la administración de recursos. Mientras que, con la reforma constitucional, la selección de jueces es por concurso, con un examen escrito, una evaluación de antecedentes, una entrevista y luego una terna que el Consejo envía al Poder Ejecutivo.  

«El problema es que esa discrecionalidad que había antes de la reforma, hoy se suele trasladar al Consejo de la Magistratura«, advierte Mauro Benente en una entrevista con NEA HOY. Esa es una de las razones por las que al sector político le interesa tanto integrar el organismo, porque es un lugar de poder. Desde allí, se puede influir en la distribución de cargos en el Poder Judicial, que son vitalicios.

Por otra parte, el mecanismo de sanción a jueces y juezas hoy tiene dos mecanismos: el juicio político a través del Poder Legislativo, y para que la rendición de cuentas no quede en manos de la Corte o del Poder Legislativo se creó el mecanismo en el Consejo de la Magistratura, que puede recibir denuncias, aplicar sanciones, etc. Si se revisa la historia del funcionamiento del Consejo de la Magistratura, hubo sanciones, pero pocas: en 24 años, 45 sanciones.

El Consejo de la Magistratura de la Nación vuelve a tener 20 miembros.

La situación en el Consejo de la Magistratura

NEA HOY: El Presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, asumió como Presidente del Consejo de la Magistratura. ¿Cuál es la relación que la Corte tiene con el Consejo de la Magistratura y qué impacto tiene en el Poder Judicial que el órgano que designa y remueve jueces, sea presidido por el titular del máximo tribunal? 

Mauro Benente: Creo que es un problema que el Presidente de la Corte sea también el Presidente del Consejo de la Magistratura. En términos de manejo financiero, la idea es que quede solamente en el Consejo y no que sea compartida con la Corte Suprema como lo es ahora, algo que es totalmente inconstitucional. 

Una buena parte de los resortes del Poder Judicial van a quedar en la Corte, eso me parece que es una concentración de poder en un órgano que no es democráticamente elegido, y que debería generarnos alerta. 

El segundo punto es que, el Consejo de la Magistratura es un órgano de rendición de cuentas. Resulta que ahora tenemos al Presidente de la Corte a cargo de la Presidencia del órgano en el que jueces y juezas deben rendir cuentas. Lo ideal sería tener un sistema en el cual la Corte no tenga ninguna intervención o por lo menos no esté a cargo de la Presidencia. 

Esto no quiere decir que el Consejo de la Magistratura venía funcionando super bien y ahora que está Rosatti va a funcionar mal. El órgano ya venía funcionando bastante mal. Lo que me parece es que ahora quedamos en un escenario corporativo en temas de predominancia y de la mirada judicial, de los intereses de la Corte, en una institución en la que la mirada de la Corte Suprema y judicial debería estar menos presente.

NEA HOY: Hay una nota de opinión en la que Graciana Peñafort afirma que Rosatti está violando la Constitución Nacional al ser Presidente del Consejo de la Magistratura. ¿Tenés el mismo análisis? ¿Por qué se dice que la Corte no puede volver a poner en vigencia una ley derogada?

Mauro Benente: El gran problema de este diseño de la relación entre el Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema de Justicia es que en el cual quedó redactado el artículo 114 de la Constitución, no está cerrado porque los acuerdos políticos no sucedieron. Eso quedó a merced de las interpretaciones de cómo debe integrarse el Consejo. 

Algunos interpretan que «todas las instancias» significa que tiene que estar la Corte Suprema, hay otros que interpretan que no. Es una discusión finita, con argumentos de los dos lados. 

HAY QUE PLANTEARSE ¿QUÉ SIGNIFICA EL REPRESENTANTE DE LOS JUECES Y CÓMO DEBERÍA CONFORMARSE EL CONSEJO? 

Si el acuerdo político no se dio en su momento en la Convención Constituyente de 1994, se debe dar en el Parlamento. Si se concluyó en el Parlamento, cuando se sancionó la ley 26.080 en 2006 que señalaba que no era necesaria la integración de la Corte Suprema al Consejo, me parece que en principio hay que darle preeminencia a esa decisión legislativa. 

La sentencia por la cual la Corte Suprema declara inconstitucional la integración del Consejo de la Magistratura tiene muchas debilidades en el procedimiento porque esa Ley la validó en dos oportunidades anteriormente. Hay un vicio más en el procedimiento que es que la Corte Suprema tenía ese expediente y tardó cinco años para resolver. Hay ahí una cuestión especial a tener en cuenta. 

El Congreso -que tiene representación popular- ya dijo cómo tiene que integrarse el Consejo de la Magistratura y una Corte Suprema -que no tiene representación popular- se toma años para resolverlo y lo hace con argumentos muy malos.

NEA HOY: ¿Cómo está integrado el Consejo de la Magistratura de la Nación? ¿Por qué dicen que no hay equilibrio?

Mauro Benente: De acuerdo con la Ley 26.080, el Consejo debe estar integrado por 13 miembros. Siete son políticos: tres representantes del Senado, tres de Diputados y uno del Poder Ejecutivo; los otros seis son abogados, jueces y juezas, y académicos. La Corte Suprema afirma que con esa integración no hay equilibrio y que predomina el sector político.

Es una construcción falsa porque no hay tal separación, los dos sectores están politizados porque van al Consejo por elecciones, no hay concurso público. Para dar un ejemplo, la representante por la abogacía del Consejo, se sacó el mismo día que asumió, una foto con Patricia Bullrich.

En segundo lugar, ese escenario de siete políticos contra seis técnicos es implausible, no pasó nunca. La propia ley tiene un mecanismo para que eso no pase. La representación del sector político es dos por la mayoría, uno por la minoría, tanto en Diputados como en el Senado.

El esquema actual del Consejo de la Magistratura también es inconstitucional porque tiene nueve políticos y 11 técnicos. Hay una discusión de cómo se tiene que integrar el Consejo, pero si esa discusión la salda la Corte en un fallo donde no explica por qué en dos casos anteriores, y se toma seis años para decidir es grave.

¿Cómo resolver el conflicto que se gestó?

NEA HOY: ¿Existe la posibilidad de remover a Rosatti de la Presidencia del Consejo de la Magistratura? ¿Una nueva ley vendría a subsanar toda la cuestión?

Mauro Benente: Sería deseable que el Consejo de la Magistratura esté separado de la Corte Suprema de Justicia. En el esquema actual lo único que queda es que el Congreso sancione una nueva ley, uno es el que tiene media sanción en el Senado en el cual no está prevista la participación de la Corte en el Consejo; el otro proyecto que tiene es con participación de la Corte pero sin la presidencia.

De todas maneras, la discusión sobre la integración del Consejo de la Magistratura no debería aislarse sino que debería darse en función de qué objetivo tenemos con el Consejo. Habría que complejizarse sobre quiénes la integran y cómo, y qué mecanismos tenemos para que lleguen a integrarlo.

NEA HOY: La disputa que sigue ahora es por la integración del Consejo y la jura de los nuevos miembros, que la semana pasada eso desencadenó una denuncia penal contra CFK. ¿Podrías explicar el conflicto? ¿Qué rol pensas que están teniendo Juntos por el Cambio y aliados en este conflicto? ¿Estos no podrían haber hecho lo mismo que el FdT, dividir su bloque para ser minoría? ¿Hay alguna forma de revertir el nombramiento que fue a favor del FdT por la división del bloque?

Mauro Benente: Históricamente se venía asociando que la integración era con mayoría y minoría, pero esa norma implícita se rompió en el Gobierno de Cambiemos cuando se incluyó a Pablo Tonelli. Armaron otra mayoría y minoría. Después, el FdT hace algo parecido. Lo que hizo Cristina en el Senado es dividir un bloque en dos bloques, así consigue la totalidad de los espacios en el Consejo de la Magistratura. 

Si eso es correcto o no, hay que analizarlo. A la jugada de Cristina hay que bajarle el precio porque Cambiemos ya lo había hecho. Habría que buscar un integrante que no sea del Frente de Todos ni de Cambiemos, sino de otro sector.

NEA HOY: En el peronismo, hace tiempo está en discusión la reforma judicial y la participación ciudadana en el proceso de selección de jueces. ¿Estás de acuerdo con esa iniciativa? ¿Qué hace falta para avanzar hacia una reforma judicial? ¿Tener un Consejo de la magistratura, podría ayudar a tener una mejor justicia?

Mauro Benente: Los buenos momentos de politización del kirchnerismo siempre fueron en relación con la construcción de algún adversario. Es algo que es bastante frecuente en los procesos de transformación. Polarizar a alguien genera una propia identidad. Pasó con «el campo», con la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual y la disputa con el Grupo Clarín. 

Lo que me resulta extraño es que el Frente de Todos juegue a polarizar o construir en el Poder Judicial un adversario. Es complicado explicar que buena parte de los problemas que tiene la mayoría corresponde al Poder Judicial, no queda muy claro aunque sabemos que funciona muy mal. 

El segundo punto, por momentos, construye un adversario sin tener propuestas claras de qué hay que hacer con el Poder Judicial. Por lo menos, en estos dos años y medio, salvo algún proyecto de ley aislado, no hay propuestas claras de qué quiere hacer el FdT con el Poder Judicial. 

No se trata de enviar un proyecto de ley, hay que construir legitimidad en ciertos espacios sino el riesgo es que suceda como en 2003 que los proyectos de reforma judicial no tenían legitimidad, no se convocó siquiera a los sectores interesados, ni a organizaciones políticas.

“SI EN ALGÚN MOMENTO SE CONSTRUYERA UN INSTRUMENTO PARA DEMOCRATIZAR EL SISTEMA DE JUSTICIA, ESO NO PUEDE QUEDAR EN UN PROYECTO DE LEY SINO QUE HAY QUE CONSTRUIR LEGITIMIDAD. LAMENTABLEMENTE HOY ESO NO SE ESTÁ HACIENDO”.

NEA HOY: A la par, pocos son los que entienden lo que está ocurriendo en el Consejo de la Magistratura y la gravedad de los hechos. ¿Cómo se podría trabajar para que sea la sociedad la que se apropie, cuestione y reclame cambios profundos en el Poder Judicial y el sistema de acceso a Justicia?

Mauro Benente: Estos problemas se viven como de Palacio, en parte lo son. Hay que identificar cómo esos problemas se dan en aquellas personas que resuelven conflictos en tribunales. 

En general, a quiénes no les toca atravesar procesos judiciales, no les toca. Todos deberíamos hacer el esfuerzo de mostrar que buena parte de las demoras que llevan algunos trámites judiciales se deben a que los procesos de selección de jueces no son los mejores y no siempre llegan a ser jueces las personas quienes tienen más capacidad o preparación.

ADEMÁS EN NEA HOY: 

Habla: la obra que se destacó en el Argentina Florece Teatral

Destacan a Corrientes en el norte argentino por su participación en el Censo Digital 2022

Fin de una pesadilla: la alumna perseguida por la Universidad Católica de Paraguay y la Justicia durante cinco años fue finalmente sobreseída

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -