16.7 C
Corrientes
17 C
Formosa
17 C
Posadas
16.9 C
Resistencia
19.7 C
Asunción
Miércoles 28 de septiembre de 2022

Votos y balas en Brasil: la violencia y la tensión política aumentan a dos semanas de las elecciones

Tras su asunción, Jair Bolsonaro aprobó varios decretos que flexibilizan las regulaciones para portar armas en Brasil. A dos semanas de las elecciones, la cantidad de armas en el país genera un clima de tensión.

-Publicidad-

- Publicidad -

Desde que llegó al poder en 2019, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro ha emitido más de 40 decretos para facilitar el acceso de la población civil a las armas. De acuerdo al informe del Instituto Sou da Paz, ésto generó en el país un mercado que promedia la compra de alrededor de 1.300 armas por día.

La presencia de las armas en las calles genera un clima de violencia y tensión acrecentado por la llegada de las elecciones que enfrentan al presidente Bolsonaro contra el candidato del Partido de los Trabajadores y ex mandatario Luiz Inacio Lula da Silva.

Las armas y la violencia

Un pueblo armado jamás será esclavizado“, es una de las máximas pronunciadas por el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Con este enunciado, dos semanas después de asumir el poder flexibilizó por decreto el acceso a las armas, ampliando la licencia de portación de cinco a diez años y eliminando la necesidad del comprador de justificar ante la Policía Nacional la necesidad de poseer un arma.

Finalmente, amplió a cuatro el número máximo de armas que podía tener una sola persona, y lo habría ampliado a seis, de no haber sido por la intervención de la Corte Suprema que tumbó el decreto. Bolsonaro, además, debió modificar su nueva reglamentación que permite la posesión de rifles de asalto, al ver la cantidad de pedidos que tuvo este tipo de armas de mayor calibre durante el primer año. La modificación sigue permitiendo la compra, pero prohíbe las modificaciones.

En 2018, había 350.000 armas registradas a nombre de coleccionistas, tiradores y cazadores (los llamados CAC). Con sus decretos para facilitar el acceso a las armas, el número subió a 1 millón en julio de 2022. Además, el registro de los CAC pasó de contabilizar 117.000 a más de 673.000.

Este número preocupa porque es inclusive más alto que el número de policías (406.384). La flexibilización en la adquisición de armas hizo que en Brasil, los civiles se encuentren más armados que las fuerzas de seguridad, haciendo cada vez más complicado el control de la violencia en el territorio.

Distintos cronistas dieron cuenta de los episodios de violencia civil que se fueron sucediendo en los últimos años en el país. Desde familiares que han disparado accidentalmente a bebés y menores de edad hasta discusiones políticas y violencia de género que han escalado hasta llegar al punto de que alguien saque un arma, las heridas y muerte por armas de fuego se volvieron cotidianas. Y por supuesto, quienes más sufren con la mayor presencia de armas en las calles son siempre las mujeres, los niños y la población de las periferias.

Por detrás de la prerrogativa de una población más segura, se encuentra el apoyo a la industria armamentista. Los campos de tiro, lugar predilecto del votante bolsonarista, ha aumentado en todo el país y Taurus, el principal fabricante de armas de Brasil, tuvo una ganancia neta de 307 millones de reales en 2018. En 2021, ganó 1,3 mil millones de reales, un aumento del 323%.

El clima electoral en Brasil

Llegando las elecciones, la presencia de las armas en las calles genera un clima de tensión. El 9 de julio el bolsonarista Jorge Guaranho irrumpió a disparos y mató al líder del PT en Foz do Iguaçu (PR) Marcelo Arruda mientras éste festejaba su cumpleaños.

El hecho, sumado a distintos episodios de violencia y provocaciones hacia militantes del PT por parte del bolsonarismo, llevó a que el Tribunal Superior Electoral (TSE) prohibiera la portación de armas a menos de 100 metros de las urnas durante las elecciones.

La dirección del Partido de los Trabajadores, a su vez, pidió a la Policía Federal que refuerce la protección del ex presidente Lula da Silva y los integrantes del equipo de campaña a dos semanas de las elecciones. Con el recrudecimiento de amenazas y episodios de violencia, el equipo del PT teme las repercusiones por un eventual triunfo electoral del líder de izquierda que sigue liderando todas las encuestas de intención de voto.

Lejos de arrojar paño frío, Jair Bolsonaro realizó declaraciones durante el funeral de la Reina Isabel II de Gran Bretaña que volvieron a poner en duda la legitimidad del Tribunal Electoral en el caso de que gane Lula Da Silva.

Si yo tengo menos del 60% de los votos es porque algo anormal ocurrió en el Tribunal Superior Electoral teniendo en cuenta la cantidad de gente que va a mis eventos y cómo soy recibido a todos los lugares a los que voy, declaró el mandatario, a pesar de que en las encuestas apenas supera el 30% de intención de voto.

Por los constantes cuestionamientos de Bolsonaro al sistema electrónico de votación, se teme que sus seguidores, entusiastas de las armas, rechacen su derrota y realicen algún tipo de acción antidemocrática parecida a la invasión al Capitolio de Estados Unidos en 2021, después de que Donald Trump perdiera en las elecciones.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Lula mantiene liderazgo en intención de voto con 45% en Brasil

Lawfare en Latinoamérica: la nueva estrategia para la persecución del progresismo

El peso del voto evangélico: la disputa por el electorado más definitorio para las elecciones presidenciales de Brasil

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -