26.1 C
Corrientes
25.1 C
Formosa
27 C
Posadas
25.2 C
Resistencia
25.7 C
Asunción
Miércoles 07 de diciembre de 2022

El fracaso del modelo económico de Liz Truss: ¿qué tienen en común la ex ministra británica y los liberales de Latinoamérica?

Liz Truss aplicó en Inglaterra una política de rebaja de impuestos para enfrentar la inestabilidad económica provocada por la guerra entre Ucrania y Rusia. A pesar de los pronósticos de las teorías monetaristas, la aplicación de ésta política profundizó la crisis y desencadenó su salida del cargo después de 44 días de mandato.

-Publicidad-

- Publicidad -

La asunción de Liz Truss fue uno de los últimos decretos que firmó la Reina Isabel II, que murió dos días después como vaticinando el final de una era en la que Inglaterra sirvió las fórmulas neoliberales.

Estas ideas, que dominaron la década de los 90, causaron la destrucción de las tres economías más importantes de Latinoamérica, desencadenando en México la crisis del Tequila en el 94, en Brasil el “efecto caipirinha” en el 97 y en nuestro país, el Argentinazo del 2001.

A pesar de ello, Liz Truss pudo elevar su figura dentro del conservadurismo inglés encarnando el dogma liberal, prometiendo que una baja masiva en los impuestos en un contexto económico desfavorable reactivaría la economía y generaría más trabajo.

Con esto, la ex primera ministra inglesa sintonizaba con un nuevo movimiento político surgido en el mundo occidental que reivindica las políticas económicas aplicadas en los 80 y 90, liderado por Vox en España, Milei en Argentina, José Antonio Kast en Chile o Hernandez en Colombia.

La aplicación de estas políticas en una de las economías más estable del mundo llevó a un colapso que terminó con el mandato de Lis Truss en tan solo 44 días. ¿Cómo fue que fracasó su modelo y qué aprendizajes puede obtenerse para Latinoamérica?

¿Por qué falló?

Cuando Liz Truss anunció su plan económico para salir de la inestabilidad agravada por las consecuencias de la guerra de Ucrania, el think tank británico Institute for Fiscal Studies lo calificó como uninmenso experimento económico con muchos riesgos”. 

Así y todo, la flamante Primera Ministra propuso que la clave del crecimiento económico pasaba por bajar los impuestos a los ricos, desregular la economía y liquidar los sindicatos y las conquistas laborales.

Mirar todo a través de la lente de la redistribución es un error. Yo pretendo hacer crecer la economía. Hasta ahora, el debate económico de los últimos 20 años ha estado dominado por discusiones sobre la distribución, pero lo que ha ocurrido es que hemos tenido un crecimiento relativamente bajo”, declaró Liz Truss buscando el liderazgo del Partido Conservador, en sintonía con el “antiprogresismo” que Vox viene proponiendo en España. dejando claras sus intenciones.

La propuesta recuerda a la “teoría del derrame”, afirmando que de esta forma, los ricos tendrían más dinero para invertir y mejores condiciones para contratar. La misma fue aplicada por Margaret Thatcher y Ronald Reagan y difundida en el mundo después del consenso de Washington, siendo el menemismo y Domingo Cavallo quienes se encargaron de aplicarla en Argentina. Hoy, sus principales reivindicadores son los diputados Javier Milei y José Luis Espert.

La respuesta de los mercados no se hizo esperar. El recorte a los ricos generó una desfinanciación en el Estado, y la falta de confianza provocó que la libra cayera a niveles históricos

La falta de confianza en los bonos del Estado provocó que los bonistas se desprendieron de ellos, y ésto llevó casi al límite de la quiebra las pensiones. La caída de la libra, a su vez, aumentó la presión inflacionaria por el encarecimiento de las importaciones, lo que llevó a aumentar las tasas de interés para mantener la inflación a raya.

Una intervención del Banco de Inglaterra a último momento debió salvar los fondos de pensión para evitar la bancarrota, pero el daño ya estaba hecho. 

Las bancas conservadoras propusieron una moción de vacancia. El mandato de Liz Truss duró 44 días, “menos que una lechuga”, según los titulares de un conocido portal de la izquierda británica.

Las políticas neoliberales

La aplicación del plan Truss en Inglaterra generó los mismos efectos que las políticas neoliberales generaron en los países latinoamericanos en los 90, pero sintetizado en un mes. En aquella época, la aplicación de éstas políticas monetaristas por lo menos traían consigo un corto periodo de bonanza que generaba una ilusión de estabilidad y confianza en los mercados, antes de su inevitable crisis y desguace del Estado.

Hoy las economías de los Estados se encuentran mucho más inmersas en un vertiginoso mercado de los bonos y los commodities. Lo demuestran el rápido impacto en que la crisis del 2008 impactó en el resto del mundo y cómo la guerra entre Rusia y Ucrania generó una inflación mundial el mismo año de su declaración. 

La aplicación de éstas políticas de shock financiero propuestas por referentes como Milei en Argentina o Kast en Chile, destinadas a bajar impuestos y desfinanciar el estado, ya no genera la confianza en los mercados como lo hacían antes

Lo que demostró el experimento británico es que, muy por el contrario, provocan inmediatamente una desconfianza que inhibe la inversión, generando inflación, reducción del empleo y emisión de deuda en el corto plazo.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Día de los muertos: de sus orígenes en la comunidad azteca a la tradicional celebración católica

Lula Da Silva, el elegido: será Presidente de Brasil por tercera vez mientras Bolsonaro aún guarda silencio

El oficialismo pide ayuda internacional ante la crisis política en Perú

últimas noticias

-Publicidad-

-Publicidad-

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -